Danilo Manzano: “Los candidatos de las pluralidades sexuales eran monigotes de los partidos políticos”

- 01 de julio de 2018 - 00:00
Danilo Manzano, técnico de la Fundación Esquel.
Foto: Carina Acosta / EL TELÉGRAFO

La década correísta, bajo un presidente machista, significó un retroceso. La homofobia aumentó.

Es hiperactivo. Ha ganado varios reconocimientos internacionales por defender y visibilizar los derechos de las diversidades sexuales.

Danilo Manzano, estudiante de Marketing a distancia de la Universidad UTH de la Florida, técnico de la Fundación Esquel y coordinador del proyecto LGBTI, habló con este Diario sobre la participación política partidista de estos colectivos.

¿Cuál su diagnóstico sobre la participación política de las diversidades sexuales en Ecuador?

La incidencia política tiene varias líneas de acción. Por un lado, aquella que busca insistir en la agenda social, hay otra que quiere saltar de ella a la creación de políticas públicas y de leyes para beneficio de la calidad de vida de las personas LGBTI. Pero la más compleja es la de la participación en procesos de elección popular. Es una deuda histórica del Estado ecuatoriano y de la sociedad civil porque la discriminación es una estructura.

¿Qué problemas tienen los LGBTI que quieren ser candidatos a las elecciones?

Nos hemos encontrado con diferentes muros. El primero es la sociedad, con tintes homofóbicos, que no ve bien las candidaturas LGBTI. También los partidos políticos que son  conservadores y no abrían  espacios para nosotros. Sin embargo, esto ha cambiado, hoy hay compañeros que han sido candidatos en las elecciones de 2017.

¿Los partidos políticos abrieron sus puertas o fue solo una falsa inclusión?

Los partidos querían pasar como  inclusivos, pero bajo el Método de d’Hondt una persona en los últimos casilleros jamás es elegida. Además, las organizaciones no estaban dispuestas a construir una agenda de derechos nuestra. Los candidatos LGBTI eran los monigotes en el partido, Pero hacia afuera se demostraba una supuesta inclusión.

Sin embargo, el gobierno del expresidente Rafael Correa hablaba de igualdad....

Eso era solo el discurso. En la práctica la década correísta significó un retroceso para nosotros. Tuvimos una figura machista, misógina, que quería perpetuarse en el poder y que incrementó los grados de homofobia en la ciudadanía. Hubo manoseo político y personas con el único afán de vender nuestra agenda de derechos para alcanzar una curul. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: