Pañacocha se abre al futuro

17 de enero de 2014 - 00:00

Lorena Coquinche construyó su casa de paja y madera en plena selva. Ese fue un proyecto que soñó con su esposo, pero la vida le jugó una mala pasada. Hace cinco años él falleció cuando se ahogó en el río Napo mientras navegaba. Ella quedó sola al cuidado de sus hijos Lenin y Kevin, ahora de 8 y 6 años.

También tuvo que hacerse cargo de la finca, de los sembríos y las gallinas, además de sobrellevar el miedo que sentía cuando sus hijos navegaban una hora y media río abajo en el bote “tambería” para llegar a la escuela. “Sus cuadernos llegaban mojados, los libros húmedos. Ellos sufrían y yo también”, recuerda.

Esa realidad cambió para esta familia desde octubre del año pasado cuando recibió una nueva casa en la Comunidad del Milenio Pañacocha, en el cantón Shushufindi, provincia de Sucumbíos. Se trata de una obra construida con los recursos provenientes del petróleo que beneficia a las comunidades que viven junto a los pozos.

En la Comunidad del Milenio de Pañacocha, que significa Lago de Pescado, viven 376 personas, quienes al igual que Lorena antes habitaban en el campo y algunos de ellos no contaban con servicios básicos. Ahora, la comunidad quichua Pañacocha es beneficiaria del proyecto y sus habitantes solo tienen que caminar algunas cuadras para encontrar el centro de salud, la estación de policía, el mercado, plazas de entretenimiento y la Unidad Educativa del Milenio Pedro Vicente Maldonado que graduará en 2015 a la primera promoción de alumnos, según su rector, Jixon Moncayo.

Wilmer Noteno también se benefició de una nueva casa, en la que tiene cocina eléctrica, camas, refrigeradora, computadora y conexión a Internet. Vive junto a Delicia, su esposa, y sus tres pequeñas hijas. Noteno “está contento” con la obra, aunque confiesa que no estar cerca de sus sembríos le provoca nostalgia. El campo, donde siembra café, lo visita a diario porque asegura que en la comunidad no se permite tener cultivos. Ninguno de los vecinos ha perdido las casas que tenían anteriormente en el campo, pero algunos tienen que viajar varias horas hasta sus fincas para trabajar. Este es un obstáculo, reconoce Marco San Miguel, presidente de la comunidad quichua Pañacocha, porque la agricultura es la principal actividad a la que se dedican los habitantes.

En la Comunidad del Milenio de Pañacocha se ha invertido 23 millones, repartidos en varias obras. Una de las más importantes es la construcción de 79 casas, cada una de ellas con un área de 96,04 m2.

La energía eléctrica se suministra con un generador operado por Petroamazonas, pero más adelante, la comunidad se unirá al sistema nacional interconectado para optimizar el consumo eléctrico. Además, tienen un sistema de tratamiento de desechos sólidos. Asimismo se ejecuta un proceso social y productivo con la comunidad para el tratamiento de la basura y el reciclaje.

Durante los últimos tres meses, el centro de salud ha atendido más de 250 casos de pacientes que presentan resfríos, problemas intestinales y estomacales. Y la Unidad Educativa del Milenio ha incrementado su número de estudiantes a más de 200 y cuenta con un internado para profesores.

Datos

Está prevista la construcción de más comunidades del milenio. Actualmente existen 1.200 comunidades aledañas a zonas petroleras, mineras y de energía eléctrica. Para ello la inversión anunciada por el presidente Correa ascendería a 500 millones de dólares.

En el Yasuní también se prevé la construcción de una comunidad del Milenio, según explicaron las autoridades.

En esta comunidad viven más de 300 personas que, además de sus viviendas, tienen un mercado, unidad de policía, estación de bomberos, coliseo, plaza pública, parques.

La extensión es de 14,51 hectáreas y la inversión es de 23 millones de dólares.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: