Odebrecht envuelta en una nueva polémica

- 04 de agosto de 2017 - 09:55
Foto: Archivo/EL TELÉGRAFO

La constructora brasileña Odebrecht sigue envuelta en polémicas en el Ecuador. Este viernes 4 de agosto se hizo pública la discrepancia entre la multinacional y la compañía española Acciona, por la reestructuración del consorcio encargado de la segunda fase de la Línea 1 del proyecto Metro de Quito.

En horas de la mañana circuló un comunicado de Acciona en el que afirmaba que asumiría “la gestión plena de las obras” para la construcción del nuevo sistema de transporte urbano. En el documento manifestaron que se habían dado “todos los pasos necesarios para formalizar la plena asunción de las responsabilidades de ejecución” del proyecto.

Esto tras el anuncio público que hizo Odebrecht, en octubre de 2016, de abandonar el consorcio y la no objeción de su salida, por parte de los cuatro organismos multinacionales de crédito.

Sin embargo, horas más tarde, Odebrecht se pronunció sobre las declaraciones de Acciona y desmintió que vaya a ceder su participación en el consorcio. La multinacional explicó que para sustituir a uno de los socios debían cumplirse cuatro requisitos, no realizados hasta el momento:

1. Autorización previa de la Superintendencia de Control de Poder de Mercado, de exclusiva responsabilidad de Acciona.

2. Precalificación técnica y financiera del cesionario, de acuerdo con las reglas de la licitación.

3. Reforma de la escritura pública de constitución del consorcio, del 29 de octubre de 2015.

4. Adenda al contrato de construcción suscrito por el consorcio con el Municipio de Quito

La constructora ratificó su “compromiso con el proyecto”, pese a que las autoridades nacionales exijan su salida del Ecuador, tras los recientes casos de corrupción que están bajo investigación de la Fiscalía General del Estado.

El Municipio de Quito solicitó a las dos empresas a que encuentren una solución “a la brevedad”. La administración de Mauricio Rodas espera que Acciona y Odebrecht cumplan la reconformación del Consorcio de la Línea 1 para continuar la ejecución del proyecto de transporte.

El concejal Carlos Paéz, de Alianza PAIS, aseguró que este es un tema administrativo que debe ser resuelto por ambas partes. En un diálogo con la Unidad Digital de Medios Públicos, el edil sostuvo que a Odebrecht no se le puede obligar a salir del consorcio porque hay un contrato de por medio.

El Municipio también reiteró que la obra se desarrolla con normalidad, en los diferentes frentes por donde recorrerá el Metro. Este nuevo sistema de transporte está previsto como una solución vial para Quito. Se prevé que esté finalizada para el primer semestre de 2019. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: