Miedo a deportación deja sin servicios sociales a migrantes

Los ecuatorianos que son residentes en Estados Unidos desconocen los servicios judiciales y prestaciones a los que tienen derecho, estiman los líderes de asociaciones que los acompañan.
16 de febrero de 2020 00:00

Las personas que emigran siempre van en busca de una vida mejor para ellas y sus familias. El idioma, las barreras culturales y los estereotipos suelen presentarse como dificultades insalvables para la población migrante. 

Pero el acceso a la información también juega un rol fundamental, ya que muchas de estas personas dependen de las prestaciones que les brinde el Estado. 

Esa es la reflexión de Andrea Ledesma, fundadora de la asociación no gubernamental 1800migrante.com, la cual agrupa y presta servicios legales a ecuatorianos radicados en Estados Unidos. 

Miles de migrantes en ese país viven entre prohibiciones y amenazas de deportación, y los ecuatorianos que residen en suelo estadounidense no escapan a esta realidad. Un promedio de 80 ecuatorianos son deportados cada mes, según el Consulado ecuatoriano en Nueva York.

La falta de información sobre los servicios judiciales es uno de los problemas que conducen a la deportación, afirma Ledesma. Por ello, demanda mayor acceso a información fiable para que conozcan sobre sus derechos y prestaciones sociales.

“La mejor manera de ayudar al migrante ecuatoriano es brindarle la información que requiere en el momento y lugar indicado a través de las instancias gubernamentales”, señala Ledesma.

La activista indica que la mayor preocupación de los migrantes en territorio estadounidense es resolver los problemas de fondo, como la reagrupación familiar, conseguir un empleo y evitar las deportaciones.

Con este criterio coincide Wilson Moyano, presidente de la Asociación de Ciudades Hermanas Houston-Guayaquil. “Cuando nuestros hermanos llegan se sienten perdidos por la falta de información a los servicios que tienen por ley o no los utilizan por miedo a que los deporten”. 

Moyano señala que tienen miedo de participar en las actividades colectivas, incluso en el censo poblacional que se realizará en abril próximo, pese a que se trata de una oportunidad para recibir más asignaciones.

Por ello, indica que es importante decirles a los ecuatorianos que emigran que tienen derechos en Estados Unidos, “con o sin papeles”.

En nombre del Gobierno ecuatoriano, el canciller José Valencia destaca el trabajo que se realiza para atender a los connacionales en Estados Unidos. Indica que existe permanente comunicación con el Gobierno estadounidense, especialmente sobre las gestiones que se realizan para la reunificación familiar.

“Tenemos un permanente intercambio de información”, indicó el canciller, previamente a su viaje a Washington. El diplomático formó parte de la comitiva que acompañó esta semana al presidente Lenín Moreno en visita oficial a Estados Unidos.

La comisionada para inmigración de Nueva York, Bitta Mostofi, pidió esta semana a todos los inmigrantes que reciben algún tipo de asistencia social, que no renuncien a ello por miedo a la deportación.

Mostofi se refirió a cupones de comida, planes de salud y asistencia escolar.

Demográficamente, la población de origen latino representa a la minoría más grande de Estados Unidos, con 55,2 millones de personas; de ellas, 35,9 millones son nacidas en Estados Unidos y 19,3 millones en el extranjero. Unos 11 millones no están regularizados.

Por nacionalidades, los ecuatorianos conforman un grupo minoritario, con el 1,2%. El grupo más grande es de mexicanos, con más del 70% de migrantes; luego le siguen los salvadoreños, 3,8%; los guatemaltecos, 2,4%; y los hondureños, 1,5%. La lista la completan los caribeños, indica un estudio del Centro de Investigación Pew.

Nueva York y Nueva Jersey son los dos estados donde se asientan la mayoría de los connacionales.
La mayoría de los ecuatorianos trabaja en sectores de la construcción, agricultura, hotelería y actividades de servicio, señala la asociación 1800migrante.com. (I)

-------------------------------------------------------------
Los flujos migratorios se reducen, pero no cesarán

El número de migrantes detenidos en la frontera entre Estados Unidos y México continúa disminuyendo. Según datos del servicio de aduanas y protección fronteriza, enero fue el octavo mes consecutivo de descenso, con 36.000 detenciones de los agentes fronterizos.

Las cifras del último mes muestran una disminución del 10% desde diciembre. Las autoridades atribuyeron esta reducción a los esfuerzos de la administración Trump para disuadir a los migrantes que cruzan ilegalmente la frontera.

Jessica Bolter, analista del Migration Policy Institute, admite que el fenómeno es bastante único, “algo que no se veía en diez años”. 

También las autoridades mexicanas confirmaron una disminución en el flujo de migrantes hacia Estados Unidos, pero según Bolter, el verdadero punto de inflexión se dio en junio de 2019, cuando se firmó el acuerdo entre México y Estados Unidos. Este acuerdo supuso un aumento de los controles y de las expulsiones.

Sin embargo, Jens Manuel Krogstan, editor del Pew Research Center, afirma que con la primavera la tendencia suele cambiar.
“Cuando empieza a hacer más calor vemos que más gente decide viajar, así que si las tendencias de los años pasados siguen este año, yo creo que podremos ver un aumento en detenciones en los meses que vienen”, menciona Krogstan. (I) 

Un grupo de jóvenes participa en un evento en conmemoración por el Día del Migrante, en el centro Chiriyacu, ubicado en el sur de Quito.
Cancillería de Ecuador / ET
Lectura estimada:
Contiene: palabras

Te recomendamos

Contenido externo patrocinado