Cabezas: “Los correístas quieren tomarse la Asamblea”

- 31 de marzo de 2019 - 00:00
Elizabeth Cabezas. Presidenta del Parlamento.
Foto: Miguel Jiménez / El Telégrafo

La funcionaria advirtió que la Revolución Ciudadana quiere dejar la presidencia de la Asamblea Nacional en manos de su excolega de bancada, Viviana Bonilla.

La presidenta de la Asamblea, Elizabeth Cabezas, convocó para este domingo 31 de marzo, a las 13:00, al Consejo de Administración Legislativa (CAL).

El máximo organismo del Parlamento tratará y resolverá la denuncia de Amapola Naranjo, de la Revolución Ciudadana, para investigar a la titular de esta función del Estado. Cabezas dijo a este Diario que el correísmo intenta tomarse la Asamblea, caotizar y fracturar la institucionalidad del país.

Hoy, el CAL decidirá si forma o no una comisión para investigarla  por la denuncia de la asambleísta correísta, Amapola Naranjo.
Hoy, los seis miembros del Consejo de Administración Legislativa tienen la oportunidad de cumplir con la ley, respetar el debido proceso y, sobre todo, demostrarle al país que no están dispuestos a auspiciar una ilegalidad propiciada por un grupo político que está empeñado en caotizar y desestabilizar el país en un intento claro de tomarse por asalto la Asamblea Nacional.

El legislador de CREO, Patricio Donoso, dijo que la solicitud es improcedente porque no cumple con los requisitos para ello. ¿Qué dice la LOFL sobre el tema?
Debe quedar claro que esto no es un procedimiento parlamentario regular, hay una serie de “errores” reconocidos públicamente por la asambleísta Naranjo, que configuran una acción política para tomarse la presidencia de la Asamblea de manera ilegal.

La bancada correísta enciende fuego por todos los frentes para caotizar el país. ¿Qué cree usted?  
Hay una serie de hechos que revelan la existencia de una hoja de ruta que pretende caotizar el país, fracturando la institucionalidad en todos los niveles del Estado, mermando la confianza ciudadana, con acciones irregulares como tomarse la presidencia de la Asamblea, y a través de esta irrumpir en los demás poderes del Estado.

Estoy segura de que los ecuatorianos rechazan la inestabilidad, la violencia y el vergonzoso ataque en contra del Presidente y su familia, y de varios legisladores. Personalmente llevó meses siendo blanco de ataques que violan mi intimidad, mi vida familiar, lo denuncié ante la Fiscalía, pero creo que los ecuatorianos debemos unirnos, más allá de las posiciones políticas, para rechazar todas las prácticas que vejan a los seres humanos.

La denuncia de Naranjo señala que los audios que la involucran  a usted reflejan la existencia de “pactos y conjuros”.
La coordinación entre el Legislativo y el Ejecutivo se ha dado siempre, alguien debería preguntarle a los parlamentarios reelectos de la autodenominada bancada correísta si antes existía coordinación y diálogo entre el Ejecutivo y la Asamblea, o simplemente recibían órdenes desde Carondelet. Resulta inverosímil que una dignataria señale la existencia de “pactos y conjuros”, sin ningún fundamento legal.

¿Qué persigue la legisladora correísta?
Tomarse la presidencia de la Asamblea Nacional, dejarla en manos de la asambleísta Viviana Bonilla, y generar acciones de desestabilización usando el Parlamento, no debería extrañarnos a los ecuatorianos que si hoy el Consejo de Administración Legislativa da paso a la investigación en mi contra, generen un escenario caótico contra los demás poderes del Estado.

Mi gestión frente al Parlamento ha sido contundente y pese al forjado discurso político del correísmo, los resultados no mienten: se dio paso a siete juicios políticos, se han llevado a cabo tres destituciones con procesos apegados a la ley, y hemos dado respuestas a casos que en 10 años quedaron en la impunidad, como el caso del general Jorge Gabela.

El correísta Aleaga pidió a la Fiscalía que la investigue por obstruir la fiscalización al presidente Moreno. Esto no parece coincidencia, sino parte de un plan de esa bancada y del expresidente para desestabilizar el país.
El análisis de lo que sucede en la Asamblea y en el país amerita una mirada integral de los hechos, vivimos en una constante campaña de ataque, acciones judiciales, políticas y comunicacionales que buscan generar una situación caótica, de desconfianza, desesperanza y violencia.

No es coincidencia que se haya presentado una denuncia en mi contra, y a la vez pretendan procesarme dentro de la Asamblea Nacional. Han desatado una campaña contra el Presidente y varios legisladores, sin fundamentos legales, sin la menor rigurosidad lanzan denuncias a diario y esto es irresponsable, por decir lo menos.

Incluso violaron la intimidad del presidente Moreno y publicaron sus fotos a través de Julian Assange.
Ante la carencia de argumentos sólidos y la debida fundamentación jurídica, hoy presenciamos una campaña sucia e inmoral, buscan minar la confianza de los ciudadanos, pero, al parecer, no se han dado cuenta de que los ecuatorianos rechazamos la intromisión, la violación de la intimidad y somos respetuosos de la familia. La Asamblea resolvió hace días solidarizarse con el Presidente y su familia, rechazó los actos de intromisión, y la bancada correísta se opuso, ¿qué mensaje nos deja esto?

En este contexto, ahora es usted, ¿mañana van por el propio presidente Moreno?
Por supuesto, así es, y sería grave que el resto de bancadas se presten para esto, y no se trata de proteger a nadie, sino de impedir que se cometan ilegalidades con el objetivo de desestabilizar el país en una revancha política que la gente rechaza.

¿Usted cree que las bancadas de la oposición: CREO, PSC-MG, BIN e independientes, estarían dispuestas a seguirle el juego al correísmo?
Creo que no, pues existen parlamentarios en todas las bancadas que son respetuosos de la ley, y están conscientes de la hoja de ruta del correísmo. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: