El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Dom.13/Jun/2021

Política

Tendencias
Historias relacionadas

Los derechos de los menores son prioridad en la agenda nacional

Organizaciones sociales, civiles y autoridades elaboran un diagnóstico de la situación académica en el país. También plantean soluciones a las problemáticas que existen. La etnoeducación fue incluida en el diálogo.
04 de junio de 2019 00:00

El Acuerdo Nacional por la Educación es uno de los siete ejes que contempla el Acuerdo Nacional Ecuador 2030, que es impulsado por la Presidencia y la Vicepresidencia de la República.   

El objetivo es mejorar la calidad académica con propuestas a corto, mediano y largo plazo. Para lograrlo, los actores de este diálogo organizaron cinco mesas temáticas.

Patricio Crespo, coordinador del acuerdo por la educación, asegura que existe un claro objetivo: colocar a la academia en el primer plano de la agenda pública. El fin es que en su mejoramiento trabajen el sector privado, los gobiernos autónomos descentralizados, los medios de comunicación, las organizaciones sociales y la comunidad.

El Acuerdo es el primero en ser presentado. Para lograrlo se crearon las mesas temáticas: Derechos Humanos y Educación; Educación Técnica, Jóvenes y Empleabilidad; Educación para el Desarrollo Sostenible; Educación en Valores y Etnoeducación. La última temática fue incluida recientemente.

Cada mesa está integrada por 30 organizaciones de la sociedad civil. Una de las líderes, María Luisa Hurtado, asegura que entre las propuestas planteadas está que la etnoeducación sea reconocida y que se incorporen institutos con saberes culturales. “Queremos que tenga validez y que los niños conozcan su cultura”.

La mesa de etnoeducación la integran 10 organizaciones de afroecuatorianos de Quito, Guayaquil y Esmeraldas: Red de Mujeres, Conamune, Pueblo Afro y Fundación Azúcar.

Crespo explica que cada mesa sigue un proceso flexible. Tienen que hacer una revisión de los actores más relevantes. Luego sus integrantes elaboran un estado de situación sobre cuáles son los problemas y las políticas públicas para atenderlos.

En cada mesa se prioriza la construcción de propuestas de políticas públicas, sus implicaciones y qué cambios se debe hacer. Después se valida con más actores sociales. Finalmente, se hace un proceso de posicionamiento para que sean acogidas por las diferentes entidades.

En una reciente intervención en Azuay, el ministro de Educación, Milton Luna, aseguró que el Acuerdo Nacional debe ser levantado sobre la base de los problemas actuales y los rezagos que vienen desde la colonia.

La mesa de Derechos Humanos y Educación, contempla cuatro aspectos considerados los de mayor incidencia en vulneración de los derechos humanos: violencia en el aula e internet; el crecimiento de los embarazos en adolescentes, la exclusión de estudiantes con discapacidad o con enfermedades catastróficas y los menores que emigraron. Ernesto  Delgado, quien es su coordinador, asegura que este enfoque es novedoso.  

Los niños, niñas y adolescentes pasan de ser usuarios de un servicio a titulares de derechos. “Tienen que recibir otro trato dentro de los planteles: participación, voz y exigibilidad de derechos”. En los primeros 45 días se socializarán las propuestas.

Crespo señala que en los próximos días expondrán los textos educativos por módulos, que llevan incorporados el enfoque en valores. “Es el resultado del trabajo de la mesa en valores liderado desde Guayaquil”.

En diciembre se prevé que estén listas las propuestas para llevarlas a la Asamblea, hacer una consulta popular u otras acciones. (I)

El ministro de Educación, Milton Luna (centro), participa activamente en la construcción del Acuerdo Nacional.
Foto: Cortesía de Ministerio de Educación
Lectura estimada:
Contiene: palabras

Contenido externo patrocinado