No hay reglas de control a campañas anticipadas

23 de julio de 2018 - 00:00
Los aspirantes a una candidatura en las próximas seccionales de 2019 tienen propaganda en las calles, también protagonizan eventos populares.
Foto: Karly Torres / El Telégrafo

La difusión de propuestas políticas en redes sociales carece de normativa y los vacíos legales permiten publicación de propaganda a funcionarios.

A más de ocho meses para los comicios seccionales que se efectuarán el 24 de marzo de 2019, figuras políticas asoman en recorridos y en actos públicos para medir el nivel de aceptación ciudadana.

Hace dos semanas el cantante nacido en Guamote (Chimborazo) Delfín Quishpe anunció, con marcha, su interés de terciar para la alcaldía del cantón por el movimiento Pachakutik.

Como muestra, el 14 de julio en la localidad hubo una concentración que convocó a ciudadanos, ganaderos y comerciantes de al menos seis comunidades indígenas. Allí presentó su precandidatura.

Difusión en las redes

Además Quishpe, oriundo del caserío San Antonio de Encalada, es conocido por temas musicales que fueron promocionados, la mayoría, en laplataforma YouTube. Una de sus canciones más populares en 2006 fue Torres Gemelas, que generó reacciones y opiniones diversas, incluso a nivel internacional.

Ciudades como Guayaquil y Quito, no son ajenas al movimiento político. En la urbe porteña la excandidata presidencial Cynthia Viteri trabaja en cimentar su intención de llegar a la alcaldía.

Para ello, midió fuerzas con su coidearia y vicealcaldesa del puerto principal Doménica Tabacchi, pero esta última declinó en su decisión el pasado mayo.

Viteri irrumpió el 15 de julio en Twitter con un video de 1.50 minutos, en el que habla sobre el progreso de Guayaquil y su interés de trabajar en la senda del “modelo exitoso”.

El video superó las 15.700 visitas en siete días; en otras imágenes aparece junto al alcalde Jaime Nebot en eventos municipales.

El expresidente Abdalá Bucaram Ortiz abrió la posibilidad en una emisora guayaquileña, de su eventual postulación por la alcaldía.

Jimmy Jairala, líder de Centro Democrático y prefecto de Guayas, también recorre la ciudad. Y lo hace, dice, luego de su jornada laboral. Afirma no tener temor a denuncias de campaña anticipada porque “no estoy poniendo ni guindolas, ni vallas en calles y avenidas, hacemos recorridos para preparar la agenda municipal”.

Advierte que esta agenda será entregada al candidato de su organización. “No quiere decir que yo haya aceptado que sea el candidato, quien lleve la bandera tendrá una agenda de lo que necesita Guayaquil”. También usa las redes sociales.

En Quito, en cambio, aún no se observa actividad de personajes políticos. Por el momento CREO baraja nombres de candidatos para la alcaldía, uno de los opcionados es Fabricio Villamar.

Jorge Yunda, asambleísta de Alianza PAIS, en su programa de radio matinal, bromea con su posible candidatura a la alcaldía.
La ley estipula los tiempos

Está en discusión sobre si las acciones configuran una campaña anticipada. El excoordinador de Participación Política del Consejo Nacional Electoral (CNE), Milton Paredes, indica que el Código de la Democracia establece que las campañas empiecen 90 días antes del sufragio y terminen tres días previos a la fecha.

La ley, además de los tiempos, asigna recursos a los candidatos por igual para que tengan la misma oportunidad en las plataformas de prensa, radio y televisión para exponer sus propuestas.
Una vez que los vocales del CNE convoquen a elecciones corren los tiempos del calendario electoral, así como los controles, por lo que “el organismo deberá vigilar que no haya campaña anticipada de los actores políticos”, indica.

Recuerda que la misma ley, en el artículo 330 numeral 4, señala que las organizaciones políticas tienen derecho a difundir, “en cualquier momento, propaganda así como realizar reuniones u otras actividades, sin necesidad de autorización”.
Además se garantiza que internamente realicen primarias para escoger a los candidatos, quienes a su vez pueden hacer campaña interna.

Sobre la difusión de propaganda en redes sociales aclara que no existe norma regulatoria en esos espacios. “Tampoco sería conveniente, a pesar de que los partidos con más recursos, aprovechan la promoción de candidatos con mejores productos comunicacionales”.

Jorge Acosta, expresidente del desaparecido Tribunal Supremo Electoral, opina que la ley no contempla la manera de constatar campañas anticipadas; “no hay regulación específica y los controles son totalmente deficitarios”.

Acosta manifiesta que ocurre con mayor frecuencia en funcionarios públicos “que quieren reelección o postularse para otro puesto, por eso creo necesario que haya una norma expresa”.

Y es partidario de que la función electoral emita un reglamento para sancionar a quienes hagan campaña antes de la convocatoria.

Acota que quienes aspiran a seguir en los cargos, publicitan obras con cartelones o propagandas con sus nombres y cuando alguien denuncia, la autoridad electoral argumenta que no hay impedimento legal.
La cesada vicepresidenta del CNE, Marcela Paredes, dice que la difusión por redes sociales de propaganda anticipada no se puede controlar.

No existe en la Constitución prohibición a los candidatos de uso de redes sociales, en este punto se apela al criterio de cada uno para que participe en igualdad de condiciones”. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: