Las vicecampeonas mundiales de marcha apuntan a Tampere

- 15 de mayo de 2018 - 00:00

En la lid por equipos de Taicang alcanzaron la plata global para Ecuador, en Finlandia. Cada una buscará abrirse un espacio en la historia. El certamen U-20 se realizará del 10 al 15 de julio. 

-------------------------------

Glenda Morejón Quiñónez, plata mundial sub-20 individual y por equipos

Foto: Álvaro Pérez / EL TELÉGRAFO

Sin superar aún los efectos del jet lag (desfase horario) debido a las 13 horas de diferencia entre China y Ecuador, la ibarreña Glenda Morejón recibe con aprecio los homenajes e invitaciones que provocaron las preseas de plata, colectiva e individual en los 10 km, que conquistó en el Mundial de Marcha por Equipos Taicang 2018.

Humilde y carismática, con la frescura propia de su edad, asegura sentirse algo “picada” al no conseguir el oro y espera su revancha con la mexicana Alegna González.

¿Qué tanto sabía de Alegna González? Usted ya había competido con ella...

Con ella competí por primera vez el año anterior en la Copa Panamericana de Lima, allí me sacó más de un minuto de ventaja y en Taicang solo fueron cinco segundos... Hemos progresado bastante. La medalla de oro se nos fue al final; me faltó fuerza física.

¿Cuál fue el tramo más difícil en Taicang?

Cuando la japonesa (Nanako Fujii) aceleró faltando dos kilómetros para la meta, fue un remate bastante fuerte; pensé que ella se llevaría la medalla de oro, no fue así... 

¿Quedó conforme con su actuación en China?

Me sentí contenta porque dejé todo de mí. Ni el clima, ni el horario ni la humedad me afectaron porque gracias al Ministerio del Deporte y a la Federación Ecuatoriana de Atletismo (FEA) estuvimos en China una semana antes de la prueba. Eso fue bueno porque nos adaptamos correctamente. Hasta ahora siento sueño en el día, no puedo descansar bien.

¿Cuál ha sido el cambio más importante en su vida a raíz de ganar la medalla de oro en el Mundial sub-18 de Nairobi?

El apoyo. Ahora estoy en el Plan de Alto Rendimiento del Ministerio del Deporte y me respaldan desde este año Nike y Fundación Crisfe. La empresa de representación de Antonio Valencia fue la que me ayudó a conseguir estos auspicios privados y siempre me asesora; le agradezco mucho porque cuando tenía que viajar a Guayaquil y debía irme en bus me pagaban pasaje de avión. Me han ayudado con varias cosas. 

Ahora será recategorizada en el Plan de Alto Rendimiento.

Del equipo de 50 kilómetros solo una de las chicas pertenece a este proyecto, a las otras dos las habían sacado, pero demostraron que pueden lograr cosas importantes. Creo que ellas deberían volver al plan e incluir a Paula Torres. Y a quienes nos fue muy bien, recategorizarnos. 

Si bien quienes forman parte de su entorno le demuestran cariño, ¿cuál fue la mejor muestra de afecto de algún desconocido?

La gente desconocida me felicita, me motiva. Un vecino del barrio (Iván Erazo) fue la primera persona ajena que me ayudó; me regaló un par de zapatillas y un celular. Estoy muy agradecida con él.

El 30 de este mes cumplirá 18 años, ¿cuánto cambiará aquello en el tema de la firma de contratos?

Los contratos los firmaron mis papás, tengo que acercarme nuevamente a firmarlos al cumplir la mayoría de edad.

Su entrenador, Giovan Delgado, pidió que no se la presionara a alcanzar medallas, ¿cuál es su expectativa en el Mundial sub-20 de Tampere en Finlandia?

Con lo que pasó en China me quedé con esa piedrita en el zapato. Voy con todo al mundial, pase lo que pase. Hay que prepararse fuerte... que sea lo que Dios tiene preparado para cada uno.

El Mundial sub-20 es en julio, ¿usted ya irá graduada?

Por lo menos ya no estaría en clases. Falté cuatro semanas por los entrenamientos, voy  a ver cómo arreglo, si es    que los profesores me pueden enviar a hacer algún trabajo de cada materia para no tener que igualarme mucho. (I)

-------------------------------

 Paula Torres Sarango, medallista de plata global por equipos sub-20

Foto: Comité Olímpico Ecuatoriano

El corazón se le aceleró y en su panza comenzaron a volar miles de mariposas... Paula Torres no atina a describir la emoción que sintió al recibir para Ecuador la medalla de plata en el Mundial de Marcha por Equipos que se celebró en Taicang, entre el 5 y 6 de este mes.

Contenta por este logro, la cuencana, que cumplirá 18 años el próximo 17 de octubre, se siente alentada a continuar adelante y repetir un buen papel en el Mundial de Atletismo U-20 de Tampere.

Este es su segundo mundial, ya que estuvo en Nairobi el año pasado, ¿le pareció más difícil que el primero?

Por el nivel que tenían las competidoras, en esta ocasión fue un poco más complicado, pero en lo personal me sentí mucho mejor que en el primer mundial; me sentí más tranquila, con un poco más de experiencia.

¿Cómo toma su evolución, pensaba ubicarse undécima?

El objetivo más importante que nos planteamos con mi entrenador, Luis Urgilés, era mejorar mi marca personal; la verdad es que tenía una marca bastante alta, fui con esa mentalidad, nunca se me ocurrió ubicarme en ningún puesto específico, tampoco que iba a conseguir la presea de plata por equipos. En mayo de 2017, en la Copa Panamericana que se realizó en Lima, hice 49m09s, ahora paré en 47m53s... eso me puso bastante contenta.

Con Glenda son rivales en las justas locales e internacionales porque son de la misma categoría; en China también compitieron como equipo... ¿Cómo es su relación con ella?

Dentro de la pista somos rivales, pero fuera de competencia nos llevamos muy bien; es una persona bastante sencilla, humilde, hemos entablado una buena amistad. Como es de mi edad, tenemos un poco más de afinidad. Somos muy buenas amigas.

¿Con el profesor Giovan Delgado y Glenda plantearon alguna estrategia para ubicar a Ecuador en el medallero?

A la hora del desayuno, antes de salir al circuito, me encontré con el “profe” Giovan, me habló sobre la posibilidad de ubicarnos en un buen puesto por equipos, me mencionó a los países que estaban fuertes. Realmente no estaba segura, pero le dije que nos esforzaríamos y a ver qué sale. Más que una estrategia, entregamos el mejor esfuerzo de cada una.

Las medallas de plata que consiguieron en Taicang permiten que el Ministerio del Deporte estudie incluirla en el Plan de Alto Rendimiento. ¿Qué significa eso para usted?

Me gustaría tener esa oportunidad porque en la marcha, quiera o no, se gasta. Sería una ayuda muy grande para mis padres porque son quienes invierten en mí; un problema menos para ellos.

¿Qué sintió al momento de recibir una presea mundial?

Estaba bastante emocionada. Hablé con Glenda instantes antes de subir; ella me preguntó si estaba nerviosa, le dije que sí porque nunca me había subido a un podio mundial, pero al mismo tiempo estaba contenta y agradecida. Es una emoción muy grande que no puedo explicar con palabras.

China es un país con una cultura muy diferente a la nuestra, ¿le pasó algo especial cuando estuvo allá?

La comida, tiene bastante picante. Al principio era muy gracioso porque había solo platos desconocidos y ninguno de nosotros se atrevía a probar. En mitad de los platos ponían pan, los primeros días solo comíamos pan con mermelada.

¿Qué les decía la gente en Cuenca cuando pasaban con la caravana que se les preparó a usted y a las medallistas de plata en 50 kilómetros?

Había personas que iban en sus autos, nos pitaban o bajaban las ventanas y gritaban: ¡Bravo, campeones! Me dejaron con las ganas de volver a conseguir algo. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: