Puga desafía al Dakar

- 21 de diciembre de 2018 - 00:00
El piloto Juan José Puga viajará a Lima el 2 de enero, para arrancar la competencia el 6 de ese mes, con la partida desde Lima. Su moto se prepara en Francia y en los próximos días llegará al país para llevarla hasta Perú.
Foto: Álvaro Pérez / EL TELÉGRAFO

El motociclista ecuatoriano competirá por primera vez en el rally, luego de clasificarse por sus actuaciones en el Dakar Series. Lleva 21 años en el deporte y trabajó en este proyecto durante todo 2018, para lograr un cupo.

Juan José Puga ha pasado gran parte de su vida sobre una moto. Su amor por ese vehículo y el deporte empezó a los 5 años, cuando su padre llevó una motocicleta modelo piwi, que lo entretuvo por mucho tiempo.

Lo que empezó como una travesura se convirtió en una actividad a la que dedica su vida y que hoy tiene su recompensa máxima: competirá en el Dakar 2019.

Llegar allí no fue sencillo, pues las condiciones para participar allí cambiaron. Antes, solo había necesidad de pagar, enlistarse y correr.

Hoy la organización obliga a los corredores a participar en las pruebas del Dakar Series y se fijan también en el historial deportivo de cada motociclista.

“No es coincidencia que haya llegado al Dakar. El proyecto lo planeamos hace un año y desde que nos propusimos no hemos hecho nada más que luchar para lograrlo”, dijo el piloto.

El 2 de enero se desplazará a Lima, desde donde partirá la carrera el 6 de ese mes. Estará acompañado por su padre, su hermano y un equipo de 12 personas más, entre el director del equipo, mecánicos y demás.

Para llegar a la prueba más dura del mundo compitió en dos Dakar Series: el Desafío Ruta 40 en Argentina y el Desafío Inca en Perú. Terminó ambos y aquello lo catapultó para estar en el Dakar.

Puga se enfrentará a los 5.000 kilómetros de recorrido en las 10 etapas de la prueba. Para él, uno de los retos a superar será el fuerte sol que estará presente en la ruta en el verano, lo que provocará que la arena y las dunas estén muy blandas. Un error podría provocar que quede atrapado en una de ellas y perder tiempo; y en el peor de los casos, desistir de continuar.

El motociclista prevé estar unas 8 horas diarias sobre su vehículo, que al momento se prepara en Francia y en los próximos días llegará al país. Otras 4 horas estará en el campamento de gestión, para planificar las etapas y tratará de dormir al menos 8 horas para reponerse de ese desgaste. (I) 

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: