El goalball, un deporte que se abre camino

- 10 de agosto de 2019 - 00:00
Una de las mayores preocupaciones que existen en Guayaquil son los terrenos de juego y la capacitación de los entrenadores.
Foto: Cortesía Érick Zambrano

Esta actividad nació para los combatientes de la Segunda Guerra Mundial con alguna dispacidad. El balón tiene cascabeles para facilitar el juego.

Delinean la cancha y colocan los arcos. Los jugadores y árbitros ocupan sus lugares, todo está cronometrado para que empiece el partido. Aunque a diferencia de un juego convencional, en este los deportistas tienen los ojos vendados, su formación es de tres y se colocan al ras del suelo para atajar el balón que emite sonidos.

Se trata del goalball, juego que nació después de la Segunda Guerra Mundial como necesidad de adaptar un deporte para los combatientes con discapacidad. Se lo juega en una cancha similar a la del vóley, los arcos miden 1,30 metros y el partido dura 24 minutos, con dos tiempos.

El objetivo es anotar en la portería rival. El balón tiene cascabeles, similar al de baloncesto. Los tres jugadores, a su vez, deben llevar un parche sobre los ojos, ya que todos deben tener el mismo nivel de ceguera.

Gran desarrollo del oído
En Ecuador se lo realiza de forma reglamentada hace siete años. No obstante, aún se navega en un mar de dificultades económicas, infraestructura y de preparación deportiva. A nivel local existen varios equipos, uno que destaca es Acacig Sporting Club.

Jorge Mora, de 39 años, presidente de Acacig, es no vidente y relata que siempre le gustó la actividad deportiva.

En el país se jugó  de forma empírica hasta 2012, cuando nació la Federación Ecuatoriana de Deportes para Personas con Discapacidad Visual (Fedediv).

Dentro de sus funciones están la reglamentación, organización y asignación de recursos. Sin embargo, no cubre gastos, como la transportación, para ello, Mora se vale de la autogestión.

También busca la ayuda de instituciones privadas y públicas para organizar torneos locales. “Desde abril iniciamos con los campeonatos de goalball y otros disciplinas. Por lo general, usamos las instalaciones del Parque Samanes y de Fedeguayas”.

Acacig está conformado por 36 personas, entre jugadores, administradores y dos entrenadores. Uno para hombres y otro para mujeres. También se entrena fútbol en las canchas ubicadas al frente de la Terminal Terrestre.

Gabriel Torres practica goalball desde hace 12 años, este venezolano de tez blanca cuenta que se integró al club hace unos meses. “Buscaba actividades extralaborales y como me gusta ayudar, me incorporé”. Aparte de las actividades deportivas, colabora con la administración, pues a diferencia de sus compañeros, él sí puede ver.

Torres menciona que las dificultades se le presentan cuando las personas hablan, pues necesita estar concentrado para escuchar el balón, así como el terreno en donde se juega. (I) 

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: