Arnaud Demare gana la décima etapa del Giro

- 22 de mayo de 2019 - 00:00
Foto: tomadas de www.giroditalia.it

La fracción tuvo un recorrido de 145 km y transcurrió con tranquilidad, hasta los últimos 1.000 metros. Richard Carapaz se ubica en el puesto 20.

Arnaud Demare ganó ayer la décima etapa del Giro de Italia que se trasladó desde la localidad de Ravenna hasta Modena, en un trayecto que duró apenas 145 kilómetros.

El francés fue el más rápido al esprint en un reducido grupo que quedó seleccionado por una dura y numerosa caída dentro del último kilómetro donde estuvo involucrado el favorito Pascal Ackermann.

Demare logra así estrenarse como ganador en una edición donde no había logrado rematar el trabajo de su equipo y Valerio Conti sigue como líder de la general.

El ecuatoriano Richard Carapaz terminó en el puesto 25 de la etapa y se mantiene en el 20 de la clasificación general, siendo el mejor latinoamericano  en el Giro.

Mientras que Jhonatan Caicedo se ubicó 116 y Jhonatan Narváez 118.

Después de Carapaz, el ecuatoriano mejor ubicado en la general es Narváez, que se instala 69; por su parte Caicedo se ubica 100.

Con apenas tres kilómetros de recorrido, Luca Covili, del Bardiani, y Sho Hatsuyama, del Nippo Vini Fantini protagonizaron la fuga del día y alcanzaron a tomarle casi 4 minutos al lote. En los primeros 50 kilómetros, la etapa transcurrió en una relativa calma, que se mantuvo en términos generales y le permitió a Valerio Conti mantener la “Maglia Rosa”.

A falta de 64 kilómetros para la meta, los equipos de los sprinters, QuickStep, Groupama FDJ y Lotto Soudal, comenzaron a trabajar mancomunadamente para reducir la ventaja de los fugados, que a esa altura ya era de menos de dos minutos.

La tranquilidad de la carrera fue interrumpida levemente por una caída en el pelotón, a 45 kilómetros para final, en la que el embalador del Katusha, Enrico Battaglin, fue el más perjudicado, al quedar en el pavimento con muchos gestos de dolor.

Los últimos kilómetros se corrieron sobre carreteras anchas, aunque se registró un trayecto de 450 metros sobre pavé. La línea de meta fue una recta de 1.500 metros sobre asfalto en perfectas condiciones. Después de haber neutralizado la fuga, Elia Viviani, Paskal Ackermann, Caleb Ewan y Arnaud Demare fueron acomodándose para iniciar el remate en los últimos 10 kilómetros, en los que Ackermann se mostró más fuerte. No obstante, una fuerte caída de varios corredores atrapó a Ackermann, quien no pudo encarar el esprint final, que tuvo como protagonista a Caleb Ewan, pero que terminó entregándole la etapa al francés Arnaud Demaré. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP