Violenta incursión de fuerzas de Ortega genera nueva víctima

- 05 de julio de 2018 - 00:00
Un hombre muestra una pancarta con la leyenda “No matar” en la caravana en contra del gobierno.
Foto: EFE

Cuarenta camionetas con antimotines y hombres de civil armados y encapuchados entraron a La Trinidad para interrumpir el bloqueo de manifestantes que rechazan al Gobierno de Nicaragua.

Un muerto dejó una violenta incursión de fuerzas antimotines y grupos armados ilegales en el norte de Nicaragua, sin que la presencia de organismos internacionales logre parar la violencia que deja más de 220 muertos en 75 días de protestas contra el gobierno.

Cuarenta camionetas con antimotines y hombres de civil armados y encapuchados entraron a La Trinidad, 125 km al norte de Managua, en el departamento de Estelí, donde desmontaron un bloqueo que mantenían los manifestantes en la carretera internacional.

Un miembro de las fuerzas del gobierno murió, según medios oficialistas, que celebraron la apertura del paso de la carretera. Algunos manifestantes resultaron heridos, indicaron activistas de derechos humanos.

Pese a que persiste la represión, la opositora Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia -de grupos de la sociedad civil-, que llama a las manifestaciones, convocó este 4 de julio a un plantón y a una marcha para este sábado 7.

Las manifestaciones, que estallaron el 18 de abril, exigen la salida del presidente Daniel Ortega, acusado de instaurar el nepotismo y una dictadura con su esposa y vicepresidenta, Rosario Murillo, y de una brutal represión.

Ante la grave situación, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) instaló el martes un grupo de expertos internacionales de reconocida trayectoria que investigará las violaciones a los derechos humanos.

Paramilitares rodean a iglesia

Pobladores y la Iglesia católica también denunciaron este miércoles 4 de julio que “miembros de la policía” y “grupos paramilitares” mantenían rodeada la iglesia La Candelaria.

Muchos manifestantes huyeron de sus casas para evitar ser detenidos, mientras que  50 pobladores, entre sacerdotes y niños, se escondieron en el templo y pasaron la noche por temor a la represión.

El martes, el cardenal Leopoldo Brenes pidió a la “policía suspender la acción de acoso para que los fieles pudieran retornar a sus hogares”. Asimismo, un grupo de paramilitares impidió el martes que cuatro sacerdotes ingresaran en La Trinidad.

Las denuncias incluyen un camarógrafo golpeado y la destrucción de tres cámaras del equipo periodístico de TV Merced, un canal católico de la ciudad de Matagalpa.

Al menos 10 manifestantes fueron detenidos tras los enfrentamientos el martes entre civiles armados y policías.

Queman casa de dirigente
La vivienda del dirigente estudiantil de las protestas contra el gobierno en la combativa ciudad de Masaya, en el sur de Nicaragua, fue quemada la madrugada de ayer.  

Yubrank Suazo, activista del denominado Movimiento 19 de Abril, responsabilizó a un funcionario local y grupos afines al presidente Daniel Ortega por el incendio, que dejó en escombros su casa y las de otros dos familiares que viven al lado. El hecho no dejó heridos.  

Suazo es uno de los líderes que a mediados de junio anunció que Masaya, 30 km al sur de Managua, se declaraba en rebeldía contra el gobierno. Desde ese día arreciaron las incursiones de antimotines, paramilitares y parapolicías que buscan desmontar las barricadas de adoquines que tienen los manifestantes.

Hace dos semanas, Cristian Fajardo, también activista estudiantil y dueño del hotel Masaya, denunció que quemaron su negocio y lo atribuyó a grupos irregulares del gobierno.

El movimiento se llama 19 de Abril porque ese día hubo una fuerte represión, que dejó los primeros muertos, contra una protesta que comenzó por una reforma a la seguridad social.

La Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPDH) registra 309 muertos -288 identificados-, mientras que el CENIDH y la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH) reportan 220 fallecidos y una docena más que verifican.

“La seguridad ciudadana como un derecho humano está en una profunda crisis, sin control”, dijo el secretario de ANPDH, Álvaro Leiva.

La violencia deja más de 1.500 heridos y medio millar de detenidos, muchos arbitrariamente, según la CIDH.

Daniel Ortega está en el poder del país centroamericano desde el 10 enero de 2007. (I)

---------------------------------

Hermano del presidente pide anticipar elecciones

El hermano de Daniel Ortega y exjefe del Ejército de Nicaragua, general retirado Humberto Ortega, llamó este 4 de julio a anticipar las elecciones para 2019 y desactivar a los grupos armados para pacificar el país.

Ortega hizo pública una carta enviada a la mesa de diálogo mediado por la Conferencia Episcopal en la cual urge al gobierno a “desactivar” los grupos parapoliciales y que la oposición levante los tranques (bloqueos) en las vías, “por muy justos que sean sus motivos”.

El militar retirado también propuso anticipar las elecciones de 2021 a 2019 para alcanzar “una solución pacífica a la trágica crisis que sufrimos”.

Con el anticipo de las elecciones, el presidente Ortega “dice sí a la paz”, lo que permitirá recuperar la economía, la inversión y el turismo, expuso el hermano menor del gobernante.

El presidente, de 72 años, ha guardado silencio ante una propuesta de la jerarquía católica de anticipar las elecciones de 2021 a marzo de 2019.

Ortega enfrenta la peor crisis desde su retorno al poder en 2007, cuyo detonante fue una reforma a la seguridad social pero que luego se transformó en una demanda para su salida del gobierno por la represión que tiene más de dos meses. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: