Hablar español en EE.UU. es un riesgo para los hispanos

- 24 de mayo de 2018 - 00:00

Incidentes reflejan una creciente aversión hacia los hispanohablantes. Un oficial arresta a dos mujeres por no conversar en inglés, mientras un hombre insulta a trabajadores de un restaurante de New York por no usar ese idioma.

La lengua de Miguel de Cervantes parece irritar a algunos estadounidenses. Así se demuestra en videos de incidentes racistas contra hispanos, que fueron agredidos verbalmente solo por hablar español y no inglés.

El más reciente hecho fue el caso de dos ciudadanas estadounidenses que fueron interrogadas y retenidas brevemente en el estado de Montana, en el noroeste del país, por hablar español, y sin ninguna otra razón aparente, por un agente de la patrulla fronteriza estadounidense.

Las dos mujeres, de origen mexicano, se encontraban en una gasolinera conversando el pasado miércoles, cuando un agente de la agencia migratoria las interrumpió y las sacó del local para realizarles un interrogatorio.

El incidente ocurrió en Havre, un municipio en el norte de Montana, cerca de la frontera con Canadá, y fue grabado por una de las afectadas, Ana Suda. En el video la mujer pregunta al agente por qué les pidió su identificación y este responde que lo hizo porque las escuchó hablar en español.

Otro caso que indignó a la comunidad hispana se produjo esta misma semana cuando el abogado neoyorquino Aaron Schlossberg se  enfureció porque los empleados de un restaurante en Nueva York hablaban en español. La escena fue grabada también en video y publicada en las redes sociales, en las cuales se volvió viral. En la grabación puede verse a Schlossberg insultar y amenazar con avisar a las autoridades migratorias para denunciar a los empleados, y asume que estos están en el país de forma irregular.

“Lo que deduzco es que no tienen documentos, así que mi próxima llamada será al ICE (U.S. Immigration and Customs Enforcement, la autoridad migratoria), para expulsar a cada uno de ustedes de mi país. Si tienen los huevos de venir aquí y vivir de mi dinero, porque pago por su bienestar, pago por su posibilidad de estar aquí, lo menos que pueden hacer es hablar inglés”, dice en el video.

El jueves el congresista estadounidense Adriano Espaillat y el concejal Rubén Díaz, de origen hispano, presentaron una queja formal en contra de Schlossberg por sus comentarios racistas.

En otro ejemplo, en enero pasado la cubana Rebecca Prinstein, de 47 años, fue expulsada de una tienda de Miami por hablar en español.

Los analistas atribuyen las causas de este incremento de la animosidad contra los migrantes que hablan español en EE.UU. al sentimiento de nacionalismo exacerbado por la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca. “Este es un país donde se habla inglés, no español”, llegó a decir el magnate durante la campaña electoral. El mismo día de su investidura se eliminó la versión en español de la web oficial de la Casa Blanca, aunque luego fue restablecida.

Según cifras oficiales, en 2017 el 20% de la población de EE.UU. era de origen hispano, 57’397.719 de un total de 325’328.000. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: