Primer Ministro turco niega prioridad de paso a sistema presidencial

11 de noviembre de 2015 10:11

El primer ministro turco, Ahmet Davutoglu, descartó hoy estimar como prioritaria en la agenda de su nuevo gobierno la discusión del paso de un sistema parlamentario a uno presidencial.

Lo principal ahora en el programa del nuevo ejecutivo será satisfacer las demandas de la población para justificar las razones que llevaron al 49,5 por ciento del electorado a votar por el Partido Justicia y Desarrollo (AKP) el pasado día primero, declaró Davutoglu.

Estamos convencidos de la necesidad de un régimen presidencial con una clara división de poderes (ejecutivo, judicial y parlamentario), pero tal decisión no será objeto de debate ahora, comentó, citado por la versión digital del diario Hurriyet Daily News.

Pero tal definición abrirá el camino a la aplicación de reformas de mayor dimensión en este país, consideró el jefe de Gobierno.

Sin embargo, hace una semana, el presidente Recep Tayyip Erdogan estimó que una de las principales prioridades del nuevo gabinete sería la aprobación de una nueva Constitución que incluya el paso de un sistema parlamentario a uno presidencial.

El vocero del jefe de Estado, Ibrahim Kalin, afirmó, incluso, que de ser necesario el asunto de la nueva Carta Magna podría llevarse a un referendo.

Para aprobar una nueva Ley Fundamental con los cambios mencionados, se requiere del apoyo de dos tercios de los 460 diputados de la Asamblea Nacional turca, donde el AKP cuenta con 317 escaños, 13 menos que los necesarios.

El gabinete del AKP en solitario carece del apoyo de los opositores Partido Popular Republicano, con 134 escaños, el Popular Democrático, con 59, y el Movimiento Nacional, con 40.

Un cambio de sistema favorecería a Erdogan, el primer presidente turco elegido por voto directo en agosto de 2014 y quien desde su llegada a ese puesto asumió algunas prerrogativas ejecutivas solo reservadas para el Primer Ministro.

Davutoglu declaró que entre sus prioridades esta formar el nuevo equipo ministerial, formular su programa de trabajo y luego cumplir con las promesas electorales del AKP, mientras se reducen las diferencias respecto a una nueva Constitución. (I)