Paquetes bombas alteran a EE.UU. en época electoral

- 25 de octubre de 2018 - 00:00
Los miembros de los medios de comunicación reportan frente a la línea de policía en el Centro Time Warner en NY.
Foto: AFP

Varios funcionarios demócratas, entre ellos sus líderes Barack Obama y Hillary Clinton, eran destinatarios de bultos sospechosos. Las legislativas serán en dos semanas.

El pánico se apoderó de los residentes de Nueva York, Washington, Florida y San Diego luego de que el Servicio Secreto de Estados Unidos confirmó que interceptó  paquetes que contenían “posibles dispositivos explosivos”.

Las autoridades tomaron altas medidas de seguridad que incluyeron el cierre de las vías del tren en busca de nuevos dispositivos.

La interceptación de estos  bultos ocurre en plena campaña para las legislativas de mitad de mandato del 6 de noviembre, consideradas como un referendo para el presidente Donald Trump y  su Partido Republicano.

Según detalló el Servicio Secreto, los primeros paquetes que fueron interceptados  estaban dirigidos a la exsecretaria de Estado, Hillary Clinton, el martes en Nueva York, y al expresidente Barack Obama, en Washington. 

Ambos son las figuras de más alto perfil de la oposición demócrata.

“Los paquetes se identificaron durante los procedimientos de revisión de rutina como posibles dispositivos explosivos y se manejaron adecuadamente como tales”, especificó el Servicio Secreto en un comunicado.

“Los protegidos no recibieron los paquetes ni corrieron el riesgo de recibirlos”.

No obstante, de acuerdo con The Washington Post, horas antes se encontró un paquete de explosivo en un buzón de correo en Bedford, Nueva York, hogar de George Soros, filántropo que es objeto de críticas por parte de grupos de extrema derecha.

Ayer, la sede de CNN en el Time Warner Center en Nueva York también fue evacuada debido a otro paquete sospechoso. Esta cadena informativa de televisión se ha distinguido en los últimos dos años por su agresiva cobertura del gobierno de Trump y sus críticas contra los republicanos.

Al mediodía, la amenaza avanzó al estado de Florida, donde las autoridades investigan otro paquete sospechoso en la oficina de la congresista demócrata Debbie Wasserman Schultz, en Sunrise. De acuerdo a NBC 6, el escuadrón de bombas y bomberos indaga el lugar y tendría a un sospechoso.

Más tarde el turno fue para San Diego. Ante una ola de cuestionamientos, la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Sarah Sanders, condenó a lo que llamó actos “viles” dirigidos a dos destacados políticos demócratas. Mientras que Trump se limitó a retuitear una condena del vicepresidente Mike Pence contra los intentos “cobardes”.

La alerta de seguridad
El comunicador ecuatoriano Jorge Luis Jara, quien radica en Nueva York, confirmó a diario EL TELÉGRAFO que tras la noticia de los paquetes sospechosos las alarmas de los teléfonos se activaron para informar que las vías del tren del Columbus Circle (intersección de Broadway, Central Park y de la Octava Avenida), así como sus zonas aledañas fueron cerradas.

El alcalde de Nueva York,  Bill de Blasio, denunció:  “Lo que vimos hoy es un intento de aterrorizar”.

Chi Li, de 28 años, quien trabaja cerca de la CNN, salió para  un recado y encontró el área cerrada. “Tal vez ahora dejarán de llamarlos enemigos de la gente”, se refirió a Trump.

Hillary Clinton, por su parte, agradeció la labor de seguridad: “Pero estos son momentos difíciles, ¿cierto? Es  época de divisiones profundas y debemos hacer lo que podamos para unir al país”.  (I)  

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: