Óscar quería llegar a EE.UU., trabajar dos años y volver a El Salvador

- 26 de junio de 2019 - 12:25
Óscar, Tania y la pequeña Valeria.
Foto: Captura de video / elsalvador.com

Óscar y su esposa Tania soñaban con trabajar un par de años en Estados Unidos y luego regresar a El Salvador para tener su propia casa. El sueño se vio truncado. El joven de 25 años es aquel de la imagen que ha dado la vuelta al mundo: un hombre flotando junto al pequeño cuerpo de su hija, ambos sin vida, en las aguas del río Bravo, en la frontera entre México y EE.UU.

"Yo le dije que dejara de perseguir el sueño americano, que no era fácil cruzar la frontera por el río", contó Rosa María Ramírez, la madre de Óscar, a medios salvadoreños. Ellos vivían juntos en una humilde vivienda en la residencial Alta Vista, del municipio de San Martín, en San Salvador. Pero la pequeña familia ansiaba su propio hogar. 

Instada por amigos la pareja se arriesgó a hacer el viaje. La travesía empezó el 3 de abril pasado. Óscar y Tania, junto a la pequeña Valeria, buscaban refugio desde hace semanas en suelo mexicano, pero sin resultados. La desesperación los llevó a cruzar el Río Bravo, según el relato de la madre del joven a La Prensa Gráfica

"Mamá, te amo. Cuídense, nosotros aquí estamos bien" fueron las últimas palabras que escuchó Rosa de su hijo, a quien recuerda como bueno y educado.

 José Martínez, padre de Óscar, señaló que él mismo pensó hacer la travesía con su hijo, pero que no lo hizo porque el presidente estadounidense, Donald Trump, cambió las leyes para solo aceptar al núcleo familiar inmigrante en Estados Unidos.

Óscar y su hija, Valeria, murieron el domingo pasado por la tarde cuando intentaron cruzar el Río Bravo, luego de haber esperado dos meses en el campamento Puerta México. Buscaban el asilo en EE.UU. 

Al intentar cruzar el río, la menor fue arrastrada y él intentó salvarla. Padre e hija fueron encontrados a un kilómetro del Puente Internacional sujetados por la camiseta de Óscar con el cuello rodeado por el brazo de la menor.

Julia Le Duc, la fotógrafa que tomó la imagen que ha dado la vuelta al mundo, dijo al diario británico The Guardian que ha visto muchas imágenes de cuerpos, "pero esta te puede resensibilizar. Se puede ver que el padre había puesto a la niña dentro de su camiseta para que no se la llevara la corriente".

Imagen: Tomada de Twitter

La ministra de Relaciones Exteriores de El Salvador, Alexandra Hill, informó que el gobierno asumirá los gastos de repatriación de los cuerpos.

La Cancillería salvadoreña también alertó a la población en general sobre los peligros de la migración irregular. En ese sentido hizo un llamado a no poner en riesgo sus vidas y las de sus familias, especialmente la de niños y niñas, quienes son más vulnerables en el tránsito de la ruta migratoria.

A pesar de subrayar que la situación del país empuja a sus compatriotas a buscar mejores oportunidades, Rosa también se sumó al llamado gubernamental.

Según el gobierno de EE.UU, en 2018 al menos 283 personas murieron en su intento de cruzar la frontera, recoge la BBC

La fotografía, que ha sido comparada con otras imágenes que representan otras tragedias alrededor del mundo, ya ha causado reacciones tanto en EE.UU. como en México y América Central.

Representantes demócratas de la Cámara Baja del Congreso estadounidense esperan que la imagen pueda impulsar la aprobación de una ley para un fondo de $4.500 millones para el envío de ayuda a la frontera. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: