Opositor Leopoldo López se entrega a las autoridades en Venezuela

18 de febrero de 2014 12:00

Leopoldo López, el líder del opositor partido Voluntad Popular y requerido por la justicia venezolana por la muerte de tres personas en las protestas, se entregó hoy a miembros de la Guardia Nacional Bolivariana, informaron medios locales.

Vestido de blanco y con la bandera de Venezuela en las manos, López apareció subido en una estatua de José Martí en la Plaza Brión de Chacaito, donde miles de sus simpatizantes estallaron en júbilo al verlo. Ellos portaban pancartas con lemas como "más amor menos balas" o "si te duele tu país reacciona, es el momento".

El dirigente opositor lanzó un breve discurso en el que indicó que se iba a entregar a una "justicia injusta" y una "justicia corrupta". Aseguró que nunca se va a ir del país y llamó a construir una salida pacífica "a este desastre".

Momentos después de hablar a sus seguidores, se dirigió hacia los guardias nacionales con una flor blanca en la mano izquierda y la bandera venezolana en la derecha. Caminó escoltado y abordó un vehículo de la Guardia Nacional Bolivariana, que estaba rodeado por cientos de personas que obstaculizaban su paso. Desde su interior el mismo López, mediante los altavoces del vehículo, llamó a la multitud a mantener la calma.

La Plaza Brión amaneció hoy rodeada por un fuerte dispositivo de seguridad. Sin embargo, el ministro del Interior, Miguel Rodríguez, indicó que por expresa orden del presidente venezolano, Nicolás Maduro, la Policía desbloqueó los accesos al lugar para permitir que los manifestantes opositores entren libremente a la plaza.

Ello, debido a "la actitud pacífica de los manifestantes", que sin embargo tienen prohibido marchar hacia el centro de Caracas, hasta la sede del Ministerio del Interior, precisó el ministro en una llamada telefónica al canal estatal de televisión VTV.

El gobierno advirtió ayer que la protesta carece de permiso.

A un kilómetro y medio de los opositores, varios miles de personas, muchas vestidas con los colores rojos del oficialismo, iniciaron por su parte una marcha hacia el Palacio de gobierno en donde los recibiría Maduro.

La movilización es encabezada por el presidente de la petrolera estatal y vicepresidente económico, Rafael Ramírez, y fue anunciada el domingo por el Jefe de Estado luego que se conociera el llamado de los opositores a manifestarse este martes.

La céntrica Plaza Venezuela desde tempranas horas estaba colmada de personas. Consignas como "Si a la paz"; "Cese la violencia"; "Maduro, seguro a los yanquis dale duro" y carteles con las imágenes del fallecido presidente, Hugo Chávez, y de Maduro, lideran la concentración.

OEA insta a evitar violencia

El secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, llamó al gobierno venezolano y a los opositores a evitar la violencia en las manifestaciones de este martes y alertó de la "urgencia" de un diálogo político.

Insulza teme que las marchas "provoquen adicionales hechos de violencia que sólo consigan alejar posiciones entre gobierno y oposición y polaricen aún más el delicado momento político que vive el país sudamericano", según el comunicado.

 

 

 

Contenido externo patrocinado