Obama pide al Congreso compromiso bipartidista

30 de julio de 2011 - 00:00

El presidente Barack Obama urgió ayer a los legisladores a que alcancen un “compromiso bipartidista” sobre la crisis de deuda de EE.UU. e indicó que hay muchas crisis que no se pueden prever, pero la solución de esta “está en nuestras manos”.

Exhortó al Congreso a sellar un compromiso para evitar una cesación de pagos el martes, ante la ausencia de avances en las negociaciones y cuando el país registra un crecimiento económico anémico. “Ya casi no queda tiempo”, advirtió Obama en la Casa Blanca, y llamó a los estadounidenses a mantener la presión sobre los legisladores para que encuentren una solución rápida a la crisis actual.

La Cámara de Representantes suspendió, la noche del jueves,  en el último momento la votación del plan republicano para elevar el techo de la deuda, de 14,3 billones de dólares, que de no aprobarse antes del 2 de agosto obligaría al país a declararse en suspensión de pagos.

El mandatario llamó a sus aliados demócratas y a sus adversarios republicanos a encontrar una solución. “No es una situación en la que las dos partes estén a millas de distancia”, estimó. “Es claro ahora que cualquier solución para evitar el default debe ser bipartidista. Debe tener el apoyo de ambos partidos que fueron enviados aquí a representar al pueblo estadounidense”, añadió.

El Gobierno publicó ayer cifras de crecimiento que muestran que la primera economía mundial se estancó desde comienzos de año. A un ritmo anual de 1,3%, el crecimiento en el segundo trimestre fue más lento de que lo que esperaban los analistas, que preveían 1,8%.

Tras la intervención de Obama,  la Casa Blanca  reconoció ayer  que la economía estadounidense ya ha sufrido a consecuencia de la crisis de la deuda, pero indicó que aún hay tiempo para alcanzar un acuerdo antes de la fecha límite.

“Ciertamente hay evidencia de que la economía de EE.UU. ha sufrido debido a la incertidumbre creada en torno a este debate y la atmósfera circense de nuestras políticas sobre un asunto serio”, indicó Jay Carney, portavoz de la Casa Blanca, en su rueda de prensa diaria, sin ofrecer más precisiones.

Subrayó la necesidad de solucionar esta crisis cuanto antes y evitar así daños futuros a la economía. “Por eso es por lo que cualquier medida que sugiera que debamos volver a tener este debate a final del año es simplemente una muy mala idea”, agregó.

El líder de la mayoría demócrata del Senado, Harry Reid, informó ayer que esa cámara trabaja en la presentación de un proyecto alternativo de mayor plazo al republicano que podría someterse a votación mañana. El plan plantea unos recortes de 2,2 billones de dólares en la próxima década y permitiría la subida del tope de deuda hasta 2013.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: