Niños migrantes esperan reunificación con sus familias

- 09 de abril de 2019 - 00:00
Niños migrantes arrebatados de sus familias al ingresar a Estados Unidos durante su permanencia en un centro de detención en McAllen, en Texas.
Tomado de liberal.com.mex

A las autoridades de Estados Unidos les tomará hasta dos años identificar a 50.000 menores migrantes que fueron separados de sus padres. La Oficina de Aduanas no recopiló datos específicos sobre las familias de los afectados.

El Departamento de Justicia de Estados Unidos informó, a través de un documento judicial, que podría tomar al menos un año y posiblemente dos, en estudiar los casos de casi 50.000 niños migrantes que fueron separados de sus familias, informó el Diario The New York Times.

Según el medio estadounidense, para identificar a las familias de estos niños el gobierno aplicaría un análisis estadístico y luego revisaría manualmente los casos de los menores de edad que, según los primeros resultados, tengan las mayores probabilidades de provenir de las familias separadas en la frontera sur de Estados Unidos.

The New York Times recoge las declaraciones de Jonathan White, un comandante asignado como responsable de la reunificación familiar de parte del Departamento Federal de Salud y Servicios Humanos, en las que señala que el gobierno tiene un gran desafío.

Según White, muchos niños ya fueron entregados a parientes, aunque no fueran sus padres, por la Oficina de Reasentamiento de Refugiados. Agregó que la Oficina de Aduanas “carece de acceso” a ellos porque no recopiló datos específicos sobre las familias separadas antes de abril de 2018.

La petición de Washington de tener ese plazo de dos años surgió de una demanda colectiva interpuesta por la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU por sus siglas en inglés), y por la cual, en junio de 2018 la jueza Dana M. Sabraw ordenó la reunificación de niños y padres que fueron separados bajo la política de “Tolerancia Cero” de la administración de Donald Trump.

Precisamente, el domingo Trump exigió la renuncia de  la secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, quien defendió públicamente esta criticada política de separación de familias de inmigrantes.

Entonces Trump debió dar marcha atrás ante las protestas que suscitó a nivel mundial esta práctica, consistente en alejar a los padres migrantes de sus hijos con un fin de disuasión. (I)  

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: