Iglesia inicia cadena de oración para liberar de la violencia a Nicaragua

- 21 de julio de 2018 - 00:00
Los nicaragüenses que viven en Guatemala también se manifiestan en contra del gobierno de Daniel Ortega.
Foto: AFP

La Conferencia Episcopal pidió este viernes 20 de julio al pueblo católico del país rezar y ayunar para “combatir el mal”. Un día antes el presidente Daniel Ortega tildó a los obispos de “golpistas” y cuestionó su papel mediador ante la crisis sociopolítica.

Los templos católicos de Nicaragua rezaron este viernes 20 de julio, la oración de exorcismo a San Miguel Arcángel y le ofrecieron el día de ayuno “en acto de desagravio por las profanaciones realizadas estos últimos meses contra Dios”.

Según monseñor Miguel Mántica, la oración fue propuesta por el papa León XIII (1878-1903) y es entre las de exorcismo la más preciada por la Iglesia. “Es una oración, precisamente, para combatir el espíritu del mal que hay (…)”.

Un día antes, el presidente Daniel Ortega denunció “una conspiración” para sacarlo del poder y tildó a los obispos de “golpistas”, cuestionando la gestión mediadora de la Iglesia en el diálogo para buscar una salida a la crisis política que registra 280 muertos en tres meses.

Ortega habló en un acto masivo de simpatizantes en Managua, en el marco del aniversario 39 de la Revolución Sandinista. Este se dio dos días después de que fuerzas gubernamentales tomaron control de la ciudad rebelde de Masaya. El enfrentamiento dejó dos muertos.

Según el mandatario, en las protestas opositoras “los templos fueron ocupados como cuarteles para guardar armamento, bombas y para salir a atacar y asesinar”.

La Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN), como mediadora del diálogo, propuso democratizar el país y adelantar los comicios de 2021 a marzo de 2019, medida que Ortega rechazó.
Los atentados en las parroquias

A inicios de mes, la parroquia Jesús de la Divina Misericordia, donde se refugiaban estudiantes que estuvieron atrincherados en la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua, junto con periodistas y el vicario Erick Alvarado, fue blanco de disparos, cuatro de ellos cayeron sobre un cuadro del santo.

Días antes, miembros de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) fueron agredidos por paramilitares y simpatizantes del partido rojinegro en la Basílica San Sebastián en Diriamba, cuando mediaban por un grupo de personas que asistían a los heridos de la represión gubernamental contra ese departamento.

De acuerdo con el diario La Prensa, otras personas más saquearon la parroquia Santiago de Jinotepe. Las mujeres le gritaron ofensas al sacerdote Eliseo Hernández, quien estaba en la parroquia con otros clérigos.

En Matagalpa, el 14 de julio, otro grupo robó el Sagrario y el Santísimo y luego lo lanzaron a la calle. Este correspondía a la capilla San Antonio, de la parroquia Santa Lucía, en el municipio de Darío.

Ortega se defiende y denunció que es víctima de una “conspiración armada y financiada por fuerzas internas y externas” -que no mencionó- que intentan derrocarlo del poder, en el que se mantiene desde enero de 2007. También rechazó el adelanto de las elecciones solicitado por la Organización de Estados Americanos (OEA) . (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: