Maduro propone diálogo con fuerzas opositoras

20 de abril de 2013 - 00:00

La vida de Nicolás Maduro ha estado estrechamente vinculada a la política. A los cuatro años de edad ya asistía con sus padres a los mítines del Movimiento Electoral del Pueblo, escisión de izquierda de AD.

A los cinco formaba parte de los masivos y populares actos de apoyo a la candidatura de Luis Beltrán Prieto Figueroa. En esa campaña Maduro conoció la realidad de Venezuela, su pobreza. Por primera vez habló en público cuando su padre lo subió al capot de un automóvil con un micrófono y empezó a dirigirse con un poco de temor a los presentes.       

Al llegar a la primaria experimentó lo mismo al disertar ante personas adultas cuando  defendió la revolución cubana de las críticas de las monjas que enseñaban en su escuela, lo que le causó ser sancionado y la expulsión del salón de clases durante tres días, siendo condenado a purgar el castigo en la biblioteca.

20-4-13-mundo-fechas-posesion-maduroYa en su adolescencia como estudiante del Liceo, militaba -a escondidas de sus padres- en el movimiento Ruptura. Desde entonces, Maduro no dejó de ser parte de movimientos populares, principalmente de su universidad, donde estudió a los clásicos del marxismo y analizó la realidad venezolana.      

Más tarde participó en la Organización de Revolucionarios y en su expresión abierta, la Liga Socialista, agrupación revolucionaria marxista nacida de un desprendimiento del Movimiento de Izquierda Revolucionaria, en el que se destacó como brillante organizador y agitador político de masas.     

Pero no todo era política en su vida. Maduro es un apasionado al rock. Fue bajista del grupo Enigma. Al igual que por el escandaloso ritmo, también siente una fuerte inclinación por la salsa. No hay trombón que no toque.

Otras de las grandes pasiones de Maduro, quien se caracteriza por su contextura robusta de 1,90 metros de alto, ojos saltones y bigote pronunciado, es el béisbol. Si hay algo que Maduro tenía en común con quien lo dejó a cargo del país, Hugo Chávez, es esa disciplina  como favorita. Maduro fue  tercera base del equipo de la universidad.

20-4-13-mundo-vida-personal-maduroYa en 1991, a los 29 años, ingresó a trabajar en el Metro de Caracas, durante seis años.
Debido a su lucha por los trabajadores fue elegido por sus compañeros como su representante gremial y llegó a convertirse en sindicalista. Y es que más allá de ser un conductor y posteriormente un sindicalista, Maduro tenía claro de qué lado estaba, por qué o por quién debía luchar: las clases más desprotegidas.   

Precisamente, ese cargo de sindicalista más tarde lo llevó a conocer personalmente a  Chávez. Ocurrió el 16 de diciembre de 1993 cuando el líder de la Revolución Bolivariana estaba encarcelado, justo un año después de que  asumiera su responsabilidad en el levantamiento militar de 1992.

Fue entonces que a la salida de Chávez de la cárcel en 1994, Maduro se volcó a tiempo completo a la organización del Movimiento Bolivariano Revolucionario (MBR- 200), con quien tres años después fundó el Movimiento  Quinta República (MVR) y con ello se estrechara más la amistad que habían formado.   

En 1999 al ser parte de la Asamblea Nacional Constituyente  se encargó de redactar la nueva Constitución. Un año después fue elegido como diputado de la misma.

En 2006 Maduro consiguió ser nombrado presidente del Poder Legislativo, cargo al que  pocos meses después renunció para ingresar al gabinete ministerial como cabeza del Ministerio del Poder Popular para los Asuntos Exteriores, sustituyendo de esta forma al ministro Alí Rodríguez Araque (hoy secretario general de la Unasur).

Como canciller fue actor central en la apuesta por construir un mundo multipolar, impulsar la integración latinoamericana y construir la paz. De allí pasó a ser vicepresidente luego presidente encargado y desde ayer es oficialmente presidente de Venezuela. Ante más de 60 países y el pueblo venezolano que se hicieron presentes, Maduro juró delante de la Constitución, aprobada por el pueblo en 1999, “por Dios, por Cristo, por el pueblo, por la memoria eterna del comandante supremo, que cumpliré y haré cumplir esta Constitución en todo lo inherente al cargo para construir una Patria de felicidad independiente y socialista para todos y para todas”.

Con su juramentación Maduro inicia la nueva era del chavismo cumpliendo así con lo que le dejó encomendado Chávez: ser el nuevo líder de Venezuela.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP