Los ‘soñadores’ quedan fuera del pacto bipartidista

- 09 de febrero de 2018 - 00:00
La líder de la minoría demócrata, Nancy Pelosi, dialoga con los periodistas en el Capitolio.
Foto: AFP

El Senado y la Cámara de Representantes de EE.UU. votaron ayer el acuerdo presupuestario para dos años, que excluye la reforma migratoria a favor de los jóvenes.

La líder demócrata de la minoría de la Cámara Baja, Nancy Pelosi, repitió ayer que no votará a favor de aprobar un acuerdo presupuestario de dos años. Este excluye sus demandas de protección para los ‘soñadores’ (inmigrantes que llegaron a EE.UU. de niños y ahora viven ilegalmente).

Los líderes del Congreso votaron ayer por un amplio acuerdo presupuestario bipartidista que agregaría más de medio billón de dólares en gastos federales.

Los actuales fondos expiraban la medianoche del jueves. La premura por aprobarlos es para extender el techo de la deuda del gobierno federal hasta marzo de 2019, posponiendo más de un año el riesgo de incumplimiento de la deuda por parte de EE.UU.

El miércoles, la mayoría republicana y la oposición demócrata del Senado de Estados Unidos llegaron a un acuerdo presupuestario con el que evitarían una inminente crisis fiscal.

No obstante, según el diario The Washington Post, ayer algunos conservadores seguían “avergonzados” con el nuevo plan de gastos, mientras que un grupo de demócratas no apoyaría la medida sino se incluye la reforma migratoria para los soñadores.

En cifra, 787.580 jóvenes conocidos como ‘soñadores’ estaban amparados contra la deportación por el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés), creado por el exmandatario Barack Obama. Pero este plan fue derogado en septiembre por el presidente Donald Trump, quien pasó la posta al Congreso para que legislara sobre el tema.

El gobierno advirtió que,  a partir el 5 de marzo, ya no renovará los permisos del DACA. Es decir, casi 1.000 jóvenes ilegales serán pasibles de deportación cada día.

Sin embargo, esta fecha fue impugnada por un juez federal de San Francisco, que ordenó la renovación de las licencias del DACA.

El gobierno apeló a la Corte Suprema. Pero la suerte de los ‘soñadores’ quedó en el camino del debate presupuestario y este tema quedó al margen. Por ahora, la discusión sobre los jóvenes migrantes solo está prevista en el Senado.

Mitch McConnell, principal senador de la bancada republicana, prometió que permitirá que todos presenten sus propuestas a votación, aunque no hay indicios de que surja una ley en este proceso abierto.

El presidente Donald Trump solo ha sugerido a los demócratas que accedan a una reforma del sistema migratorio y la construcción del muro fronterizo, a cambio de su apoyo para una ley sobre el DACA.

La propuesta de Trump no contaría con los votos para ser aprobada.

Su plan abre la vía hacia la ciudadanía a 1,8 millones de ‘soñadores’, pero endurece la política migratoria, poniendo fin a la lotería de visas de residencia y acotando las visas de reunificación familiar, además de exigir fondos millonarios para ampliar el muro con México.

Tampoco se sabe si otras propuestas, algunas bipartidistas, podrían superar los 60 votos requeridos de un total de 100.

El senador demócrata, Chuck Schumer, prometió que esta batalla tendrá lugar la próxima semana.

Entre los frenos de la bancada republicana consta que muchos legisladores fueron elegidos con la promesa de reducir el gobierno y frenar el gasto. Es decir, con el respaldo al nuevo presupuesto abandonarían la promesa que los llevó al poder.

Acuerdo presupuestario
El acuerdo presupuestario aumentaría lo que se denomina gasto discrecional - áreas como investigación científica, educación, caminos y cuidado de la salud que se financian año tras año a través de asignaciones del Congreso- el 21% sobre los topes presupuestarios existentes.

De acuerdo con el diario The Washington Post, esos límites se establecieron después de que las conversaciones presupuestarias de 2011 se rompieron entre el entonces presidente Barack Obama y los líderes del Congreso de mayoría republicana.

Si el plan gana, se calmarían meses de disputas entre las partes con otra gran adición al déficit federal, poniendo fin a la necesidad de acuerdos repetidos a corto plazo que condujeron a una política arriesgada frecuente y un cierre del gobierno.

El acuerdo generará el impulso de financiación de defensa esperado por Trump y los republicanos junto con un aumento en los programas nacionales buscados por los demócratas, así como millones de dólares para las víctimas del desastre.

Trump, por su parte, mediante Twitter respaldó el acuerdo el miércoles e indicó que le daría al secretario de Defensa, Jim Mattis, “lo que necesita para mantener a Estados Unidos grande”. Asimismo, pidió a los legisladores de ambos partidos que “apoyen a las tropas y respalden este proyecto de ley”.

El acuerdo bipartidista  eleva el gasto en programas militares y nacionales en casi $ 300.000 millones. Así, se  incrementará $165.000 millones adicionales a defensa y $ 131.000 millones en programas no militares.

Los medios esperaban que el Senado votara la tarde de ayer, lo que le daría a la Cámara solo unas horas para actuar antes de la fecha límite.

La propuesta en cifras
Los legisladores republicanos en 2011 llevaron al Gobierno de Estados Unidos al borde del incumplimiento, se negaron a aumentar el techo de la deuda, exigieron enormes recortes de gastos e insistieron en una enmienda constitucional para equilibrar el presupuesto.

Damian Paletta y Erica Werner, periodistas económicos del The Post, destacaron que el miércoles, tras el preacuerdo, se liberaron formalmente de esos principios fiscales al anunciar un plan que suspendería el techo de la deuda hasta 2019.

Esto ocurrió meses después de que los republicanos aprobaron una ley fiscal que agregaría más de $ 1 billón a la deuda en una década.

Con todos estos cambios, se proyecta que la brecha anual entre el gasto y los ingresos en 2019 eclipse $ 1,1 billones, frente a $439.000 millones en 2015. (I)

El DACA
La renovación
El programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia, lanzado en 2012 por el entonces presidente Barack Obama, tenía vigencia de dos años y era renovable. Su valor era de $ 465, pero en 2016 el formulario subió $ 30 más.

78 por ciento de los beneficiarios del DACA proceden de México. Le siguen salvadoreños y guatemaltecos.

¿A qué se dedican?
De los 700.000 beneficiarios del DACA, el 46% estudia y el 83% trabaja, según un estudio del Center for American Progress. De esta última cifra, el 6% emprendió su propio negocio. (I)


Demócrata  bate récord tras 8 horas de discurso
La líder de la minoría demócrata de la Cámara Baja de EE.UU., Nancy Pelosi, batió el récord de discurso más largo en ese hemiciclo tras hablar el miércoles 8 horas y 7 minutos para defender a los jóvenes inmigrantes indocumentados conocidos como “soñadores”.

Pelosi, de 77 años, quien se mantuvo de pie sobre unos zapatos de tacón de más de 10 centímetros y solo bebiendo agua, leyó los testimonios de soñadores. Esos 700.000 inmigrantes perfectamente adaptados a Estados Unidos, sin antecedentes penales y con estudios, a quienes el expresidente Barack Obama dio protección y que ahora se enfrentan a la expulsión.

La legisladora concluyó su intervención en la Cámara de Representantes en medio de aplausos y batiendo el récord anterior que databa del año 1909, cuando el entonces congresista demócrata Champ Clark pronunció un discurso de 5 horas y 15 minutos en contra de una reforma tarifaria.

De acuerdo con el diario El País de España, el gesto de Pelosi puso contra las cuerdas a los republicanos, que prometieron abrir el debate sobre una reforma migratoria para los soñadores, algo que hasta ahora no han presentado. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: