La CE plantea 10 medidas para evitar más tragedias en el Mediterráneo

20 de abril de 2015 - 11:14
Los cuerpos de 24 víctimas del naufragio el domingo llegaron este lunes a Malta. Foto: AFP

La Comisión Europea (CE) propuso este lunes un plan de acción en diez puntos, que incluyen reforzar las operaciones de control y rescate, para responder a la "situación de crisis" migratoria en el Mediterráneo tras una serie negra de naufragios con centenas de víctimas.

La medida fue anunciada durante la reunión conjunta de los ministros de Asuntos Exteriores e Inmigración convocada para abordar la tragedia migratoria.

Las propuestas serán trasladadas a los líderes de la Unión Europea (UE) de cara a la cumbre extraordinaria sobre la inmigración en el Mediterráneo que se celebrará este jueves y que ha sido convocada por el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk.

En primer lugar, el Ejecutivo comunitario propone aumentar los recursos financieros y el número de medios disponibles de las operaciones de vigilancia marítima en el Mediterráneo, Tritón y Poseidón, además de ampliar su área operativa para poder intervenir a mayor distancia, bajo el mandato de la Agencia de Control de Fronteras Exteriores de la Unión Europea (Frontex).

Además, se plantea "un esfuerzo sistemático para capturar y destruir los barcos utilizados por los traficantes", que se traduciría en una operación "civil y militar que tomaría como ejemplo la operación Atalanta" contra la piratería, explicó el comisario europeo de Inmigración, Dimitris Avramopoulos.

Para hacerla realidad hará falta un mandato de la UE, precisó el comisario durante una rueda de prensa.

Por otro lado, la CE plantea que la Oficina Europea de Policía (Europol), Frontex, la Oficina Europea de Apoyo al Asilo (EASO) y la Agencia de cooperación judicial (Eurojust) "se reúnan regularmente y trabajen juntas" para reunir información sobre el "modus operandi" de los traficantes, con el fin de hacer un seguimiento de sus fondos y ayudar en las investigaciones.

También se propone que EASO despliegue equipos en Italia y Grecia para tratar de manera conjunta las solicitudes de asilo y que los Estados miembros garanticen la toma de huellas dactilares de todos los inmigrantes.

Otra medida es "el estudio de opciones" para un mecanismo de emergencia de reasentamiento de los inmigrantes y la puesta en marcha de un proyecto piloto de reubicación, que ofrezca un número de plazas a las personas que necesiten protección.

Otra idea es establecer un nuevo programa de retorno para el rápido regreso a sus países de los inmigrantes irregulares, coordinado por Frontex a partir de los Estados miembros que cuentan con fronteras externas.

Para el caso de Libia, el plan pide un compromiso con los países vecinos a través de un esfuerzo común entre la Comisión Europea y el Servicio Europeo de Acción Exterior.

En particular, añade, "se deben impulsar las iniciativas en Nigeria".

Por último, plantea el despliegue de oficiales de inmigración en países terceros considerados "clave" para recabar información sobre los flujos migratorios y reforzar el papel de las delegaciones europeas.

"Tenemos que demostrar el mismo sentido europeo de urgencia que hemos demostrado al reaccionar en tiempos de crisis", exigieron en un comunicado conjunto la jefa de la diplomacia comunitaria, Federica Mogherini, y el comisario Avramopoulos.

Más temprano, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, dijo "no podemos continuar así, no podemos aceptar que cientos de personas mueran tratando de cruzar el mar para venir a Europa".

"Intervenciones dirigidas"

De su lado, el jefe de gobierno italiano, Matteo Renzi, indicó que se estudia realizar "intervenciones dirigidas" contra los traficantes de personas en Libia.

"La hipótesis de una intervención militar no está sobre la mesa", pero lo que sí es posible es hacer "intervenciones dirigidas para destruir una mafia criminal", declaró Renzi en rueda de prensa junto a su homólogo maltés, Joseph Muscat.

"Ataques contra la extorsión, contra los esclavistas (los traficantes), forman parte de nuestro razonamiento", subrayó Renzi, indicando que el ministerio de Defensa italiano está estudiando esa posibilidad.

"Los técnicos estudian hipótesis técnicas", dijo, sin dar mayores precisiones.

El ministro de Relaciones Exteriores italiano, Paolo Gentiloni, mencionó esa posibilidad hace varios días.

Lea también: ¿Cuántos migrantes más deben morir?, pregunta Amnistía Internacional

En una entrevista con el diario Il Corriere della Sera, el ministro habló de "acciones antiterroristas dirigidas, en el marco de la coalición anti-Daesh (acrónimo en árabe del grupo Estado Islámico), contra el tráfico de seres humanos".

Nuevas emergencias

Las autoridades italianas confirmaron hoy que medios de la Guardia Costera italiana y de Malta se están ocupando de socorrer a dos barcazas en dificultad frente a las costas de Libia y en las que viajan unos 450 inmigrantes.

Las informaciones de Renzi coinciden con la información dada por la oficina de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), quien recibió hoy una llamada de auxilio de una embarcación en la que viajaban unas 300 personas a bordo.

Mientras en Grecia, una embarcación que transportaba a decenas de inmigrantes encalló hoy en la costa de la isla griega de Rodas, en el sureste del mar Egeo, y al menos tres personas se ahogaron.

Los cuerpos de las 24 víctimas del naufragio del domingo llegaron este lunes a Malta, pero su número podría aumentar en las próximas horas, dado que dos testimonios de supervivientes sitúan entre 700 y 950 el número de personas a bordo.

Según la Agencia de la ONU para los Refugiados (Acnur), 35.000 migrantes llegaron en barco al sur de Europa desde principios de año, y 1.600 desaparecieron en la travesía. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: