Haitianos aún sufren por las secuelas del sismo de 2010

12 de enero de 2013 00:00

El Programa Mundial de Alimentos (PMA) alertó ayer que más de un millón 500 personas están en situación de severa inseguridad alimentaria en Haití, al cumplirse hoy tres años del terremoto que el 12 de enero de 2010 devastó ese país y provocó más de 300.000 muertos.

La agencia de la ONU indicó que necesita con urgencia 18 millones de dólares para poder continuar la ejecución de sus proyectos dirigidos a enfrentar la crisis de alimentos en esa nación caribeña.    

El PMA subrayó que la población haitiana enfrenta grandes desafíos en materia de alimentación debido a la sequía, la tormenta Isaac y el huracán Sandy, además de las secuelas del seísmo y de la epidemia de cólera que estalló en octubre de 2010.

Según la directora del PMA para Haití, Myrta Kaulard, las cuantiosas pérdidas de cosechas redujeron la disponibilidad de alimentos y en las áreas más afectadas no existen reservas.

“Si no actuamos ahora peligrarán todos los avances conseguidos desde el terremoto”, advirtió la funcionaria, quien también alertó sobre la situación nutricional de las embarazadas y de los niños menores de cinco años de edad que viven en el campo.

Contenido externo patrocinado