El gobierno francés afronta dos mociones de censura por el "caso Benalla"

- 31 de julio de 2018 - 06:40
Alexandre Benalla fue guardaespalda de Macron durante la campaña electoral y tras el triunfo fue contratado en el Elíseo, sede de la presidencia, donde era uno de los colaboradores de más confianza del presidente hasta que estalló el escándalo que forzó su despido.
Archivo

El gobierno del presidente francés, Emmanuel Macron, enfrentaba este martes dos mociones de censura impulsadas por la derecha y la izquierda, que exigen explicaciones sobre el caso de un colaborador del mandatario que fue filmado golpeando a dos manifestantes durante las protestas del 1 de mayo.

Se trata de las primeras mociones de censura presentadas en la Asamblea Nacional francesa contra el gobierno, dirigido por el primer ministro Edouard Philippe, desde la aplastante victoria de Macron en las presidenciales de 2017.

Sin embargo, hay pocas posibilidades de que prosperen, ya que el partido presidencial, La República en Marcha (LREM), dispone de una amplia mayoría en la cámara baja del Parlamento.

El debate en la Asamblea le brindará no obstante a la oposición una tribuna para cargar contra el ejecutivo y su gestión del escándalo desatado el pasado 18 de julio cuando el diario Le Monde desveló un video donde se veía a Alexandre Benalla golpeando a dos manifestantes durante una protesta en París.

La moción no va a "resolverlo todo" pero puede "al menos restablecer el orden republicano", afirmó el líder de la izquierda radical, Jean-Luc Mélenchon, quien unió fuerzas con los socialistas y comunistas para obtener las 58 firmas necesarias para presentar su moción.

Es la única "manera", según ellos, de obtener explicaciones ante una supuesta "obstrucción" de la mayoría en la comisión de la Asamblea habilitada para investigador los sucesos.

El partido de derecha, Los Republicanos, denunció en la misma línea "incumplimientos graves en el funcionamiento de nuestras instituciones (...) en los niveles más altos del Estado", en referencia a los supuestos esfuerzos de la presidencia por ocultar los excesos del antiguo hombre de confianza de Macron.

El jefe del grupo parlamentario del partido conservador en la cámara baja, Christian Jacob, consideró que el gobierno "ha fallado" frente a una "deriva monárquica" del presidente, a quien pide "dirigirse solemnemente ante los franceses".

Emmanuel Macron salió hace una semana de su silencio y asumió su responsabilidad por el llamado "caso Benalla", pero lo hizo durante un acto en el que estaban presente únicamente diputados de su partido.

Los días siguientes, intentando dejar atrás este escándalo que lo ha sumido en la mayor crisis política desde que asumió el poder hace poco más de un año, restó importancia al caso, asegurando que a su juicio se ha hecho "una tormenta en un vaso de agua".

Será su primer ministro, Edouard Philippe, quien deberá responder a los discursos de los dos diputados que presentarán las mociones de censura a partir de las 13H00 GMT.

"Responderá de forma factual y serena, pero con un discurso ofensivo", indicó su despacho, según el cual "será también la ocasión para señalar la vacuidad" de esta polémica, un caso que el gobierno considera como un "hecho individual", mientras que la oposición lo considera como un "asunto de Estado".

En la historia de la V República francesa, instaurada en 1958, una sola moción de censura ha sido aprobada en 1962, que tumbó al gobierno de Georges Pompidou.

Las mociones que serán debatidas este martes no tienen ninguna posibilidad de pasar: LR (la oposición de derecha) cuenta con 103 diputados y la izquierda con 63, muy lejos de la mayoría absoluta (289) necesaria para ser aprobada. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: