Gobierno boliviano acepta reclamos de policías tras saqueo de la Inteligencia

22 de junio de 2012 - 12:38

El ministro de Gobierno de Bolivia, Carlos Romero, anunció este viernes que atenderá los reclamos salariales de miles de policías amotinados, poco después del saqueo de la sede de la Inteligencia y el Tribunal Disciplinario de la institución, situadas a una calle del despacho del presidente Evo Morales.

Romero dijo que el mandatario regresó el jueves por la noche de Brasil, dos días antes de lo previsto, porque "tiene preocupación personal, directa", ante la toma de decenas de instalaciones policiales.

"Nos ha instruido de manera expresa que se pueda trabajar, se pueda efectivizar la atención de los requerimientos de la policía boliviana", dijo Romero en una breve comparecencia ante la prensa en el Palacio de Gobierno de La Paz, en la que no aceptó preguntas.

Romero pidió a los agentes sublevados "suspender las acciones de hecho", como la ocupación y saqueo de instalaciones policiales, o la quema de sus archivos, y dijo que desde anoche hay un canal de diálogo abierto para buscar una solución al conflicto.

Un dirigente de los policías, Edgar Ramos, dijo que esperan que el Gobierno les haga llegar por escrito cualquier invitación a dialogar, con una propuesta concreta, mientras que Guadalupe Cárdenas, líder de las esposas de los agentes, agregó que solo aceptarán dialogar directamente con Morales.

Horas antes, cientos de agentes de bajo rango, acompañados por sus mujeres, saquearon y destrozaron la sede de la Inteligencia y el Tribunal Disciplinario de su institución, así como oficinas de Interpol, y quemaron archivos y destruyeron ordenadores y muebles.