Fuerzas Armadas o presión mundial decidirán el destino de Venezuela

- 25 de enero de 2019 - 00:00
Miembros de la Policía Nacional se enfrentan a ciudadanos durante una protesta contra Nicolás Maduro. Según las ONG, 26 personas fueron asesinadas en las recientes manifestaciones.
Foto: EFE

La cúpula militar respalda a Nicolás Maduro y denuncia golpe de Estado. Mientras tanto, el paradero del presidente interino Juan Guaidó era desconocido, para evitar que lo detengan. Además, la mediación de la OEA no es posible.

La autoproclamación del titular de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, como presidente interino de Venezuela en sustitución de Nicolás Maduro abrió una etapa de incertidumbre en la honda crisis política y social que vive el país desde 2013.

Si bien gran parte de la comunidad internacional reconoció a Guaidó como jefe de Estado (e), esto no es suficiente para derrocar a Maduro y terminar con la crisis.

Para ello -según analistas- es necesario que las Fuerzas Armadas de Venezuela le den su total respaldo al titular del Parlamento. Esta es la opinión de Marcelo Fernández de Córdova, excanciller y exembajador de Ecuador en Venezuela.

“Creo que la última palabra la tienen las Fuerzas Armadas”, comentó Fernández a EL TELÉGRAFO. Aunque reconoció que las circunstancias son complejas y no descartó que en la institución militar haya “una ruptura”.

“Hay elementos (uniformados) que consideran que el país va por un camino totalmente equivocado, pero asimismo hay otra parte que todavía le da crédito a Nicolás Maduro”.

Coincidió con esta postura el analista y consultor venezolano Gerver Torres, quien dijo a este diario que la situación “es complicada porque Guaidó necesita el apoyo de las Fuerzas Armadas”.

No obstante, afirmó que la  transición es difícil, pero necesaria para el fortalecimiento del país.  “Esta puede ser una batalla compleja en el corto plazo, pero en el mediano y largo plazo se apuesta a que el país vuelva a la normalidad  democrática, a la recuperación de su libertad y de su progreso”, indicó Torres, quien fue presidente del Fondo de Inversiones de Venezuela.

Sin embargo, la posibilidad de reconocer a Guaidó como jefe de Estado fue rechazada por el ministro de Defensa de Venezuela, Vladimir Padrino.

El militar venezolano emitió un comunicado en nombre de   la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) en el que ratificó que “no aceptará jamás a un presidente impuesto” y denunció “una guerra híbrida” contra la nación caribeña.

Reiteró que desde su institución defenderán la Constitución y garantizarán la soberanía del país.

El anuncio de Padrino se dio luego de que el Parlamento, encabezado por Guaidó, aprobó una ley que da amnistía a los miembros de las Fuerzas Armadas que se nieguen a seguir las órdenes de Maduro.

En la misma línea se manifestó el presidente del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), Maikel Moreno, quien denunció que en el país “se gesta un golpe de Estado” y reconoció a Maduro como “el presidente legítimo”.

Maduro intervino durante la apertura del año judicial en el TSJ donde afirmó: “Jamás renunciaré”. También se preguntó si ahora “el presidente de un país” se proclama “en las calles”.

Luego el mandatario pidió al TSJ aplicar la ley contra el titular de la Asamblea Nacional y que determine si incurrió en “conductas constitutivas de tipo delictivo”.

Desde el miércoles que se retiró de la tarima, en el centro de Caracas, en la que juró asumir la Presidencia interina de Venezuela, se desconoce el paradero de Guaidó.

Dos de sus allegados aseguraron a EFE que el opositor está a “buen resguardo”, pero  se mantendrá “en reserva” el lugar de su ubicación por la incertidumbre en cuanto a la actuación de la justicia.

El gobierno de Maduro anunció el cierre de la embajada y los consulados de Venezuela en Estados Unidos, al tiempo que reiteró que los estadounidenses deben irse, a más tardar el próximo domingo. Respondió así al reconocimiento de Washington a Guaidó, al que se sumaron países de América y Europa.

El secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, cerró la reunión del Consejo Permanente de ese organismo celebrada ayer en Washington con un rechazo a la mediación en Venezuela.

“Ofrecer mediación sin terminar con la usurpación y la dictadura de Maduro ni condenar sus crímenes es ponerse del lado de un gobierno ilegítimo”, mencionó.

Según el Observatorio Venezolano de Conflictividad Social, 26 personas murieron  en las protestas antigubernamentales de las últimas horas. (I)   

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: