Falta de agua, una falla en la lucha contra el covid-19

- 06 de abril de 2020 - 00:00
En distintas ciudades de Ecuador, las autoridades envían el líquido vital a sectores populares mediante tanqueros.
Cortesía Municipio de Guayaquil

En América Latina casi 37 millones de personas no tienen acceso al agua potable. Esto dificulta el lavado de manos y el aseo general, vitales para prevenir contagios.

Establecidas por la Organización Mundial de la Salud (OMS), una de las recomendaciones básicas para evitar el contagio de coronavirus es el lavado frecuente de manos con agua y jabón.

No obstante, en América Latina esta sencilla recomendación puede ser difícil de cumplir, ya que la región convive con una constante contradicción.

Aunque dispone del 31% de las fuentes de agua dulce del mundo, casi 37 millones de personas no tienen acceso al servicio de agua potable, según fuentes del Banco Mundial.

Por otro lado, según un programa de monitoreo conjunto de Unicef-OMS, el 82% de la población de Latinoamérica tiene acceso a agua potable segura, mientras que solo el 37% a un saneamiento seguro.

“En Venezuela, la pandemia nos llegó en medio de la mayor crisis de suministro de agua de la historia del país en los últimos 50 años. Se ha estimado que entre el 85% y el 90% de las personas no tienen acceso al líquido vital por tuberías de manera regular”, se lamenta Alejandro Álvarez Iragorry, de Clima21 - Ambiente y Derechos Humanos, en entrevista con DW.

En este porcentaje, un grupo que debe acercarse al 20% no recibe este suministro por períodos que pueden oscilar entre tres semanas hasta varios meses.

Esta situación obliga a muchas personas a comprar agua a costos cada vez mayores o recurrir a fuentes informales, incluyendo aguas contaminadas”, dijo Álvarez.

En México, la situación también es crítica. Según el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), solo el 53,6% de sus ciudadanos recibe agua a diario en sus casas.

Igualmente, el acceso a redes intradomiciliarias no garantiza que el preciado recurso esté disponible las 24 horas en América Latina.

En este sentido, teniendo en cuenta su alta densidad de población, la CDMX se convierte en uno de los puntos de mayor atención para prevenir contagios.

Por este motivo, tanto en la capital mexicana como en otras urbes, las autoridades locales están asegurando la dotación de líquido potable a todos los ciudadanos.

“Las alternativas son distribución de agua mediante camiones cisterna, así como mantener operativos pozos y plantas”, dijo a DW Hugo Contreras, director de Seguridad Hídrica de América Latina de The Nature Conservancy y Alianza Latinoamericana de Fondos de Agua.

A ellas se unen otras medidas. “La captación de lluvia es una fuente de abasto alternativo de agua de alta calidad, independiente de los sistemas centralizados”, dijo a DW Nabani Vera, de Isla Urbana.

Fundada hace más de una década, esta iniciativa ha instalado más de 20.000 sistemas de captación de lluvia que brindan entre cinco y ocho meses de este recurso limpio a más de 120.000 personas de México.

Esta alternativa ofrece ventajas en el contexto de la pandemia actual. “Por un lado, los sistemas se pueden colocar de manera específica en las zonas donde se encuentre una crisis severa; por otro lado, un sistema de captación de lluvia brinda herramientas para autogestionar el recurso, lo cual en el contexto en el que estamos, para los más afectados se puede ver reflejado de manera directa en temas de salud”, agregó. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP