Explotación de tierras causa la destrucción de la Amazonía

- 23 de agosto de 2019 - 00:00
El atardecer cubierto por el humo de los incendios en la Amazonía a la orilla del río Madeira próximo a Porto Velho en el estado de Rondonia (Brasil). La visibilidad es escasa en la zona.
Foto: EFE

Ambientalistas señalan que los incendios en los bosques amazónicos se deben al aumento de la deforestación, provocada por granjeros para obtener zonas de cultivo. Están alentados por las políticas del presidente de Brasil.

La destrucción de la selva tropical en la Amazonía brasileña aumentó con rapidez -el 39%- desde que Jair Bolsonaro asumiera el poder en enero pasado. Sus políticas reducen los esfuerzos para combatir la tala, minería y explotación ganadera ilegal.

Christian Poirier, director de la organización sin fines de lucro Amazon Watch, analizó que los granjeros usan el fuego para despejar la tierra. El funcionario consideró que este grupo está detrás de los incendios de 16 días.

 La directora de ciencias del Instituto de Investigación Ambiental de la Amazonía, Ane Alencar, coincidió en que los incendios son por el aumento de la deforestación, provocada por granjeros para obtener tierras de cultivo.

El especialista ambiental  Bolívar Coloma explicó a EL TELÉGRAFO que las acciones preventivas, como ubicar líneas cortafuegos y mantener retiros de las áreas, sobre todo en época de sequías, contribuyen a la protección de los bosques amazónicos.

Según Coloma, las políticas de Bolsonaro a favor de las prácticas agrícolas no pueden ser penalizadas. Sin embargo, debe implementar controles para establecer barreras contra los incendios.

De acuerdo con The New York Times, proteger la Amazonía fue la política ambiental de Brasil en las últimas dos décadas. En un momento el país fue ejemplo de conservación y esfuerzo para combatir el cambio climático. No obstante, Bolsonaro argumentó que la protección de las tierras era un obstáculo para el crecimiento económico y las abrió a la explotación.

En junio, cuando empezó la temporada más seca y templada que facilita la tala, la tasa de deforestación en Brasil aumentó el 80% más con respecto al mismo mes de 2018.

“La postura de Bolsonaro puede envalentonar a los madereros, agricultores y mineros a tomar el control de un área en crecimiento de tierras amazónicas”, explicó Carlos Rittl, secretario del Observatorio del Clima, a la CNN.

Alemania y Noruega financiaban un fondo de conservación amazónico de $ 1.300 millones, pero suspendieron sus contribuciones porque el mandatario quería este rubro para compensar a los dueños de terrenos donde se prohíbe la actividad productiva.

Ambientalistas advirtieron que si el Amazonas llega a un punto sin retorno, la selva ya no será habitable para la vida silvestre. Si esto sucede, en lugar de ser una fuente de oxígeno, comenzará a emitir carbono, el  impulsor del calentamiento global.

Después de 16 días en llamas, Brasil decretó el estado de emergencia por los incendios que se extienden a Bolivia, Perú y Paraguay. (I)  

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: