Exalcalde de Sao Paulo será candidato a vicepresidente de Lula en elecciones en Brasil

- 06 de agosto de 2018 - 07:34
Antes de la alcaldía de Sao Paulo, Haddad fue ministro de educación de los gobiernos de Lula y Dilma Rousseff.
Internet

Luiz Inácio Lula da Silva, que gobernó el país entre 2003 y 2010, busca volver al poder. Sin embargo, de acuerdo con la legislación brasileña, al estar condenado en segunda instancia debería quedar inhabilitado para candidatearse.

El Partido de los Trabajadores (PT) designó este domingo al exalcalde de Sao Paulo, Fernando Haddad, como compañero de fórmula de Luiz Inácio Lula da Silva para competir en las presidenciales brasileñas de octubre.

"Vamos con Lula y Fernando Haddad", publicó esta noche la cuenta oficial del exmandatario que se encuentra preso desde el 7 de abril en Curitiba, sur de Brasil, cumpliendo una condena de 12 años y un mes de cárcel, acusado de corrupción pasiva y lavado de dinero.

El PT oficializó la candidatura de Lula, de 72 años, el sábado en su convención nacional, y la directiva del mayor partido de izquierda del país se reunió este domingo para decidir la postulación a vicepresidente.

La decisión cuenta con la venia directa del máximo líder y fundador de la nomenclatura, que también pidió sellar una alianza con el Partido Comunista de Brasil que deberá desistir de su candidata presidencial, Manuela D'Ávila.

Se espera que D'Ávila, una joven diputada regional, tenga un papel importante en la campaña petista, pudiendo ser incluso la eventual aspirante a la vicepresidencia, en caso de que Lula definitivamente quede fuera de la contienda.

El PT inscribirá su nominación el 15 de agosto, último día del plazo, ante el Tribunal Superior Electoral (TSE) que deberá decidir en menos de un mes si acepta o no la postulación. Caso sea rechazada, la tolda deberá presentar un sustituto que se presume sea el mismo Haddad.

A pesar de estar preso, Lula lidera las intenciones de voto con un tercio del electorado según las encuestas, sin embargo el nombre de Haddad, que gerenció la capital económica de América Latina entre 2013 y 2017, no responde bien en los sondeos posicionándose con apenas 1% de apoyo en los escenarios sin Lula.

El académico no consiguió hacerse con la reelección municipal en 2016, perdiendo en la primera vuelta contra Joao Doria, un conservador empresario que incursionaba por primera vez en política luego de una larga trayectoria en el ramo de las comunicaciones.

En un fin de semana de definiciones electorales, más temprano el diputado de ultraderecha Jair Bolsonaro anunció al polémico general Antonio Hamilton Mourao como su compañero de fórmula en los comicios presidenciales.

Mourao, general de reserva de 64 años, ha generado polémica en diversas ocasiones, pronunciándose a favor de que, en un escenario de deterioro político, el Ejército, tarde o temprano, se vea obligado a "buscar la solución". En 2015, un cuartel bajo su mando rindió homenaje al coronel Carlos Alberto Brilhante Ustra, exjefe del DOI-Codi, centro de detención y tortura del régimen militar (1964-85).

Bolsonaro lidera los sondeos en caso de que la candidatura de Lula sea invalidada.

Por otro lado, el Partido Democrático Trabalhista (PDT, izquierda) debe oficializar su fórmula electoral este lunes anunciando a la senadora Kátia Abreu como aspirante a vicepresidenta del candidato a la presidencia, Ciro Gomes.

Abreu, ligada al agronegocio, integró el gobierno de Dilma Rousseff y se convirtió en una de sus más fervorosas defensoras durante el proceso de impeachment que le costó el cargo en 2016.

Los últimos anuncios terminan de moldear el escenario electoral para las presidenciales de Brasil, luego de semanas de incógnitas en torno a las fórmulas en disputa. Sin embargo, de acuerdo a la ley electoral, es posible realizar cambios en las postulaciones hasta 20 días antes de la primera vuelta, prevista para el 7 de octubre. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: