EE.UU. incumple plazo para reunificar a familias inmigrantes

- 28 de julio de 2018 - 00:00
Una inmigrante se reunió esta semana con su hijo, de quien fue separado al cruzar la frontera. El encuentro ocurrió en Grand Rapids, Michigan.
Foto: AFP

El departamento de Justicia señaló que solo 1.820 niños de los refugios se entregaron a los padres o a un familiar. Al menos 463 padres fueron deportados y no se reunieron con sus hijos.

El plazo de 30 días otorgado por el juez federal en San Diego, Dana Sabraw, resultó insuficiente para que la administración de Donald Trump repare el caos y daño causado con la aplicación de la política “tolerancia cero” a miles de familias de inmigrantes que fueron separados al ingresar a Estados Unidos por la frontera con México.

La lentitud del gobierno y la deportación de algunos padres dificultó la reunificación de  2.551 niños migrantes con sus familias antes de la medianoche del jueves, cuando venció el plazo fijado por el juez Sabraw.

El Departamento de Justicia (DOJ) señaló en un documento introducido en una corte de San Diego que hasta las 11:00 GMT del 26 de julio, 1.820 niños fueron liberados por la Oficina de Reasentamiento de Refugiados (ORR).

Del total, 1.420 se reunieron con sus padres en las instalaciones de la policía migratoria y 378 liberados en “otras circunstancias”, como entregados a un familiar o representante que no es el padre.

El reporte indica que solo 20 niños no fueron separados de los adultos que los acompañaban.

Esta semana los abogados del gobierno reconocieron en los tribunales que no todas las familias serían reunidas antes de que venciera el plazo, ya que aún no localizan a los padres de algunos, en parte porque fueron deportados.

La secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, dijo en una entrevista con Fox News: “tenemos la intención de reunir a todas las familias que podamos”.

El gobierno identificó a 2.551 niños de 5 a 17 años que pueden acogerse a la orden del juez Sabraw. Mientras otros 917 cayeron bajo la categoría de “inelegibles”, según un informe judicial del gobierno divulgado el lunes.

Esto significa que los vínculos familiares no se confirmaron o que los padres tienen antecedentes criminales, padecen una enfermedad contagiosa o no son localizados. De ellos, 463 ya habrían salido del país, algunos voluntariamente, lo que complica cualquier posible reunificación con sus hijos.

“Aún no recibimos la lista de las familias que fueron reunificadas”, destacó Lee Gelernt, abogado de la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles (ACLU).

Insistió en calificar de “cruel e inconstitucional” estas separaciones, derivadas de la política de “tolerancia cero” que el gobierno de Trump aplicó seis semanas contra los migrantes que ingresaban al país por la frontera sur ilegalmente o pedían asilo.

Trump anunció el fin de esta política tras una ola de condenas dentro y fuera de Estados Unidos, especialmente tras la difusión de un audio -presuntamente obtenido en un albergue- en el que se escucha a niños pequeños llorando y llamando a sus padres, la mayoría, quienes migraron para huir de la violencia de las pandillas en América Central.

Parlamentarios demócratas, que estuvieron en los centros de detención cerca de la frontera, acusaron al gobierno de que continúa separando a familias y pusieron en duda que más de 400 padres abandonaran voluntariamente a sus hijos. “Nadie elige ser separado, como dice este gobierno”, dijo la senadora Catherine Cortez.

“Creo que Estados Unidos está involucrado en secuestro y abuso infantil, y que alguien debe rendir cuentas por estos crímenes”, fustigó el congresista Jan Schakowsky.

La ACLU indicó que muchos padres firmaron, sin entender, un confuso permiso para dejar a sus hijos en EE.UU. (I)

Celdas
En custodia
Hasta la fecha el Departamento de Salud y Servicios Humanos tenía bajo custodia, en refugios por el país, a 11.500 niños clasificados como Menores Extranjeros No Acompañados (UAC, por sus siglas en inglés).

Muro fronterizo
A 16 meses de asumir el poder, Trump insiste en la necesidad de construir un muro en la frontera con México y la “retirada rápida” de quienes entraron al país sin permiso.

Orden judicial
El juez de California, Dana Sabraw, ordenó el pasado 27 de junio a las autoridades del país que reunieran en 30 días a los más de 2.300 niños migrantes que fueron separados de sus padres.

17 estados protestan
Diecisiete estados de EE.UU., entre los que se encuentran Washington, Nueva York y California, demandaron a la administración estadounidense por el daño que ha causado a las familias inmigrantes por estas separaciones.

Depresión infantil
La fiscal general de Nueva York, Barbara Underwood, mediante un comunicado de prensa indica que los niños migrantes retenidos en la ciudad fueron tratados por depresión y comportamiento suicida.

Celdas de detención
A los menores separados de sus padres los enviaron a celdas de detención, almacenes reconvertidos, tiendas de campaña en el desierto u hogares de acogida alrededor de Estados Unidos. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: