Desplazados venezolanos viven en hacinamiento en Roraima

Los 13 refugios instalados en el estado norteño de Brasil están abarrotados y albergan a 6.000 personas. Otras 23.000 viven actualmente en edificios dañados y más de 3.000 sobreviven en las calles sin acceso a servicios básicos.
19 de agosto de 2019 00:00

El estado norteño de Roraima es la principal puerta de entrada a Brasil para los venezolanos que huyen de la crisis económica, política y social en curso en su país. La afluencia de migrantes y solicitantes de asilo a Brasil aumentó dramáticamente desde 2017. Actualmente, alrededor de 600 venezolanos ingresan a esta región todos los días.

Estimaciones informales reportan de 100.000 venezolanos en Roraima, una quinta parte de la población total del estado. Según cifras oficiales, alrededor de 40.000 migrantes y solicitantes de asilo ahora viven en la capital del estado, Boa Vista.

La mayoría vive en condiciones difíciles. Roraima tiene la economía menos desarrollada en Brasil y un sistema de salud frágil que carece de médicos y suministros médicos esenciales. Como resultado, la infraestructura del estado lucha para hacer frente a esta gran afluencia de venezolanos, señaló Médico Sin Fronteras (MSF) en un informe.

Viven en las calles

Los 13 refugios oficiales de Roraima están abarrotados y albergan a 6.000 personas en total. La mitad son niños, ya que la mayoría de los venezolanos llegaron a Brasil con sus familias. Muchos más viven fuera de los refugios, en edificios mal mantenidos o abandonados sin electricidad ni agua, o en las calles. Solo en Boa Vista, 23.000 viven actualmente en edificios dañados y más de 3.000 viven en la calle.

Las dificultades que enfrentan los migrantes y los solicitantes de asilo que no están alojados en refugios tienen un impacto directo en su salud. “Tratamos afecciones relacionadas con la falta de higiene y saneamiento, como la diarrea”, dijo la doctora de MSF Mariana Valente, que trabaja en un centro de salud administrado por el municipio de Boa Vista en el distrito 13 de Setembro.

“También hay muchas personas con síntomas de gripe, neumonía, sinusitis y otitis [infección del oído]. Los parásitos intestinales y la sarna también son comunes”.

Muchas personas que viven en las calles de la ciudad encuentran refugio en un área detrás de la estación de autobuses de Boa Vista. Todos los días, cuando se pone el sol, más de 1.000 migrantes y solicitantes de asilo establecen una pequeña “ciudad de carpas” en un área de techo abierto. Pocas personas poseen tiendas de campaña, pero el ejército brasileño las presta a los necesitados. No se proporcionan colchones, y las personas que no tienen uno duermen en el suelo.

“Hay mucho polvo y agua sucia en este lugar, muchas cosas que nos enferman a nosotros y a nuestros hijos”, dijo Cezar Martínez, un hombre venezolano que pasa las noches cerca de la estación de autobuses con su esposa y sus tres hijos. Por la noche, las personas que se quedan allí también reciben comida gratis en una cafetería cerca del campamento. Sin embargo, el área debe estar despejada a las 6:00. Solo las personas enfermas pueden permanecer allí durante el día.

Refugios al límite

Las condiciones de vida en los refugios oficiales no son mucho mejores, particularmente en aquellos dedicados a albergar grupos indígenas: Janokoida, en la ciudad de Pacaraima, y Pintolandia, en Boa Vista.

En Pintolandia, más de 500 miembros del grupo étnico Warao y 30 miembros del grupo étnico E’ñepá viven en docenas de tiendas y cientos de hamacas. La mayoría de las hamacas se instalan en lo que solía ser una cancha de atletismo. El refugio está ubicado debajo del nivel de la calle.

Una capa de grava cubre el suelo para evitar que se humedezca permanentemente. Pero cuando llega la lluvia, el área se inunda y las carpas, y las pocas pertenencias de los residentes se empapan, comenta Israel, miembro de la comunidad Warao. “No solo el área puede inundarse fácilmente, sino que estamos en una región ecuatorial, por lo que llueve muy fuerte”, dijo Sara Lopes, una técnica de MSF de agua y saneamiento.

Por ahora, los puntos de agua en el refugio siguen siendo escasos. El agua utilizada para lavar ollas, sartenes y ropa debe llevarse desde afuera en baldes, y los inodoros con frecuencia están obstruidos. En la cocina común, la gente cocina a fuego abierto. Comen lo que se les da, generalmente carne de res y arroz. Pero en la cocina, las condiciones sanitarias están lejos de ser óptimas.

La humedad siempre presente y la falta de higiene aumentan el número de mosquitos y cucarachas, lo que puede conducir a la propagación de la enfermedad.

Las personas en el refugio de Pintolandia enfrentan el desafío adicional de ser excluidas del programa de “interiorización” de Brasil, un esquema patrocinado por el gobierno y las Naciones Unidas que permite que los migrantes y solicitantes de asilo y sus familias sean transferidos voluntariamente a otras áreas del país. Los pueblos indígenas no son elegibles para el programa. (I)

El refugio Pintolandia, en Boa Vista, aloja a familias indígenas con hamacas. En este lugar miles de personas que huyeron de la crisis en Venezuela ahora viven en condiciones precarias.
Foto: Tomada de Médicos Sin Fronteras
Lectura estimada:
Contiene: palabras

Contenido externo patrocinado