La cumbre de la OTAN en Londres arranca dividida y sin rumbo

- 04 de diciembre de 2019 - 00:00
El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg (i), se reunió con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en Londres, Reino Unido.
EFE

Líderes mundiales conmemoran los 70 años de la alianza atlántica. Estados Unidos exige que los europeos aumenten su gasto en defensa, mientras que para el presidente francés la organización está con “muerte cerebral”.

La Cumbre de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), con motivo de su 70 aniversario, comenzó en Londres con profundas divergencias en cuanto a su destino, su estrategia, su misión, relevancia y futuro de la organización.

Los líderes de los 29 países socios también llegaron con interrogantes sobre quiénes son sus verdaderos enemigos, cuando los europeos sienten que el gobierno estadounidense de Donald Trump no defiende los mismos valores que los suyos.

Turquía, su difícil aliado fronterizo con el Medio Oriente, a la vez, testea su paciencia hasta al límite con la estrategia y las ambiciones del presidente Recep Tayyip Erdogan, en alianza con el mandatario ruso, Vladimir Putin. Todo en medio del caos en Siria e Irak y la desestabilización de los rusos en los países bálticos.

Trump ataca a Francia
El presidente Donald Trump aterrizó el lunes por la noche en Londres. En la mañana de ayer lanzó un provocativo asalto al presidente francés Emmanuel Macron, que acusó en el diario The Economist a la OTAN de estar con “muerte cerebral”.

Los dos presidentes se reunieron ayer en Winfield House, donde abordaron la situación de la organización. En la rueda de prensa posterior, Macron aseguró que mantiene sus declaraciones: “Mis comentarios crearon algunas reacciones y me reafirmo”, señaló el mandatario francés.

Trump, por su parte, decidió atacar a Macron y a Francia en sus primeras palabras en la capital británica. “Fue muy insultante (…). Una declaración muy dura para los otros 28 países”, dijo el presidente en su encuentro con el secretario de la OTAN, Jens Stoltenberg.

Luego se refirió al país de su primer exaliado favorito. “A Francia no le está yendo bien económicamente, ellos están luchando. Es una dura declaración para hacer cuando usted tiene las dificultades que tiene Francia”, continuó.

“Si ustedes ven lo que pasa con los Chalecos Amarillos, tienen un duro año hacia adelante. Uno no puede estar haciendo estos ásperos comentarios sobre la OTAN. Son irrespetuosos. Nadie necesita más a la OTAN que Francia”, agregó Trump en Londres.

Luego explicó por qué aplicó aranceles de hasta 200 por ciento a productos franceses, luego de que Francia introdujera impuestos a Google, Facebook y Twitter. Desde vinos, champagne, hasta productos alimenticios, recibirán estos aranceles en Estados Unidos.

“Estas son compañías que están contra mí. No sé por qué. Ellas supuestamente son poderosas, pero yo gané, por lo tanto, no son tan poderosas. Pero son compañías americanas. Yo no quiero que Francia aplique impuestos a compañías americanas. Si alguien les va a cobrar impuestos será Estados Unidos”, dijo Trump.

Macron asume su crítica a la OTAN y así se lo hizo saber al secretario de la Alianza Atlántica. Deploró que las últimas dos cumbres hayan sido dedicadas a aliviar el costo financiero para Estados Unidos, que exige que sus aliados gasten el 2% del Producto Interno Bruto (PIB) en gastos de defensa y que contribuyan a la OTAN.

“Durante estos tiempos hay dos cuestiones estratégicas enormes sobre la paz en Europa, la relación con Rusia, la cuestión de Turquía o quién es el enemigo, que no han sido resueltas”, cuestionó el presidente Macron.

Para el gobernante francés, Rusia debe dejar de ser un enemigo para la Alianza y concentrarse en la lucha contra el terrorismo yihadista. Una posibilidad que aterra a Polonia, que sufrió a Rusia durante la Guerra Fría, a los bálticos, que lo consideran su inminente peligro, a Gran Bretaña y a Alemania.

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, hizo hincapié en la importancia de que la organización se adapte a los nuevos desafíos y en que los países miembros puedan “tomar medidas juntos”.

Stoltenberg reconoció que los aliados tienen diferencias, por ejemplo, por razones geográficas, pero, a pesar de esto, sentenció: “Nos protegemos porque juntos somos más fuertes”.

Queda por ver si la reunión de hoy del Consejo del Atlántico Norte, a su máximo nivel de representación, suaviza las tensiones entre sus miembros, que ya mostraron firmeza ante Turquía en una reunión ministerial en octubre tras su intervención militar en el noreste de Siria contra milicias kurdas.

El gobierno turco de Recep Tayyip Erdogan se opone al plan de la Alianza para la defensa de los países bálticos, si la organización no reconoce a los grupos que Turquía considera terroristas. (I)  

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP