El covid-19, un amplificador de la desigualdad

Cuatro líderes mundiales advierten que el coronavirus podría revertir el progreso de las mujeres, matar a un millón de niños y dejar a otros 42 millones en la pobreza.
08 de junio de 2020 00:00

La pandemia del coronavirus amenaza con deshacer los logros recientes hacia la igualdad de género, ya que las mujeres, los niños y los adolescentes son los más afectados.

Por ello, se necesitan políticas específicas y la asignación de presupuestos para proteger los derechos humanos y promover la inclusión, la equidad, la justicia, tanto durante como después de la crisis sanitaria, señalan líderes mundiales en una carta abierta publicada por la fundación Thompson Reuters.

Los autores del artículo son: la presidenta de Estonia, Kersti Kaljulaid; la exprimera ministra de Nueva Zelanda, Helen Clark; la activista mozambiqueña en favor de la infancia, Graça Machel; y el secretario de Salud de México, Jorge Alcocer. Ellos vienen de cuatro continentes, pero hablan con una sola voz sobre las consecuencias y medidas que estiman, se deben adoptar como comunidad global.

En las últimas dos décadas, mantener con vida a madres e hijos es una de las grandes historias de éxito de la salud pública. Las tasas de mortalidad infantil casi se redujeron a la mitad, y las tasas de mortalidad materna disminuyeron en más de un tercio. Pero esas ganancias erosionan a medida que crecen las desigualdades de género, fragmentadas más por la geografía, los ingresos, la discapacidad y el origen étnico, señalan en el texto.

Ahora, como consecuencia de la pandemia, estos problemas se agravan por los sistemas de salud frágiles, mientras la pobreza y el hambre aumentan, detallan los líderes que mencionan un estudio publicado en la revista The Lancet donde se indica que en países de bajos y medianos ingresos, estos factores podrían matar a un millón de niños y miles de madres durante los próximos seis meses.

El Instituto Guttmacher también advierte que el covid-19 podría tener un efecto catastrófico en la salud sexual y reproductiva en los países más pobres. Incluso una reducción del 10% en la atención podría matar a 168.000 bebés y 28.000 madres, y conducir a tres millones de abortos inseguros.

Los niños también están afectados. Muchos sufrirán los efectos de por vida de no ser inmunizados contra otras enfermedades graves, ya que los padres evitan las instalaciones de salud por temor a contagio, por no romper el toque de queda, o porque no pueden llegar sin transporte público. La ONU estima que entre 42 y 66 millones de niños caerán en la pobreza extrema este año debido al impacto económico del virus.

En este sentido, los líderes califican al covid-19 como “el amplificador de la desigualdad” y llaman a los gobiernos a incluir estrategias para la prevención de la violencia de género, el maltrato de los niños y niñas y del personal sanitario. “Puesto que estos delitos a menudo se ocultan, se debe alentar a las personas a compartir sus experiencias”.

Puntualizan que hay que centrarse en fortalecer los sistemas de salud, en particular la inmunización y la atención primaria; además de extender la infraestructura sanitaria a las zonas rurales y desatendidas. Expresan su apoyo el Acelerador de acceso a herramientas contra covid-19 (ACT), al que señalan como un compromiso sin precedentes de los líderes mundiales para trabajar juntos, desarrollar y fabricar vacunas, pruebas y tratamientos para covid-19, y hacerlos disponibles y asequibles para toda la población mundial.

Finalmente, plantean establecer alianzas, trabajar unidos la sociedad civil, empresas, profesionales de la salud y ciudadanos para poner fin a esta pandemia, superar la injusticia y la desigualdad social. (I)

Cuatro líderes mundiales advierten que el coronavirus podría revertir el progreso de las mujeres, matar a un millón de niños y dejar a otros 42 millones en la pobreza.
Archivo/ ET
Lectura estimada:
Contiene: palabras
Tags:

Contenido externo patrocinado