La corrupción salpica a exprimeras damas

- 06 de septiembre de 2019 - 00:00

La esposa del expresidente de Honduras fue sentenciada a 58 años de prisión. Sin embargo, otras siete mujeres están asociadas con casos similares.

La condena de 58 años en prisión para la exprimera dama de Honduras, Rosa Elena Bonilla de Lobo (2010-2014), se convirtió en una noticia mediática. Sin embargo, no es la única esposa de un mandatario latino salpicada con delitos de corrupción.

La esposa de Porfirio Lobo recibió sentencia el miércoles de un Tribunal de Tegucigalpa. La justicia dictaminó una pena de 10 años por apropiación indebida de recursos del Estado y seis años por cada uno de los ocho delitos de fraude a los que también fue condenada.

Es la primera vez que una exprimera dama del país centroamericano es acusada y condenada a prisión por la Justicia. Sin embargo, en  Latinoamérica siete mujeres de distintos Jefes de Estado están vinculadas en distintos casos con  lavado de activos, fraude, apropiación ilícita y abuso de derechos humanos.

En contexto, aunque el cargo de primera dama no es elegido en las urnas y no posee funciones o un salario, las esposas de los mandatarios son muy influyentes.  

El analista político guatemalteco Renzo Rosal, experto en transparencia analizó al Diario La Nación que si se considera a la corrupción como redes o estructuras, la familia representa el núcleo duro o primer círculo, donde los factores cercanía, confianza, confidencialidad son los aglutinadores.

“En ese sentido, las primeras damas, que anteriormente estaban refugiadas tras sus esposos y asumían funciones netamente simbólicas y de tercer plano, se han convertido en muchas ocasiones en cómplices de sus parejas”, explicó Rosal.

Estos son los escándalos de corrupción más sondados:

Nadine Heredia, la exprimera dama de Perú, fue acusada en 2017 junto con su esposo, el expresidente  Ollanta Humala, por el presunto delito de lavado de activos y por  financiamiento ilegal de las campañas de 2006  y 2011 (caso Odebrecht).

Aunque el matrimonio cumplió nueve meses de prisión preventiva y tienen medidas restrictivas, la fiscalía pide 26 años de prisión para Heredia y 20 para su esposo.

Cilia Flores, primera dama de Venezuela y esposa del  presidente Nicolás Maduro es acusada por la oposición de ser nepotista. Supuestamente utilizó su posición para darles trabajo a 40 familiares y allegados en la administración pública.

Rosario Murillo “La Chayo”, primera dama y vicepresidenta de Nicaragua, dirige el país junto con Daniel Ortega. En noviembre de 2018, el gobierno de EE.UU. le impuso sanciones por vincularla a casos de corrupción y graves abusos contra los derechos humanos con asesinatos extrajudiciales, torturas y secuestros a opositores.

Vanda Pignato, exprimera dama de El Salvador (2009 -2014). Aunque  en el último año de mando se divorció del expresidente Mauricio Funes está bajo arresto domiciliario desde septiembre 2018.

Pignato es acusada de pertenecer a la red de corrupción que desvió $ 351 millones en la administración Funes.

Ana Ligia Mixco Sol de Saca, exprimera dama de El Salvador (2004-2009) y esposa  de Elías Antonio Saca, es procesada por corrupción en el desvío de $ 246 millones.

Sandra Torres, exprimera dama de Guatemala (2008-2012) y exesposa de Álvaro Colom fue vinculada a un caso de corrupción por los programas sociales del gobierno de la UNE, pero fue absuelta porque no firmó ningún documento oficial. Colom aún sigue detenido.

Angélica Rivera, actriz y exesposa del expresidente Enrique Peña Nieto (2012 - 2018) fue asociada en 2014 en casos de corrupción.

Una entrevista reveló que la casa de Rivera está valorada en $ 4,3 millones y fue comprada al Grupo Higa, uno de los principales contratistas del gobierno. Sin embargo, ella justificó que fue adquirida con sus ingresos como actriz. (I)  

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: