La comunidad internacional pide cese de violencia

- 18 de diciembre de 2018 - 00:00

Los gobiernos de Chile, Costa Rica, Panamá, Unión Europea, Estados Unidos y Reino Unido lamentaron ayer las acciones contra las organizaciones no gubernamentales (ONG) y medios de comunicación independientes en Nicaragua e hicieron un llamado a retomar el diálogo y al respeto a los derechos humanos y la libertad de prensa, informó El Nuevo Diario de Nicaragua.

“Preocupados por la anulación de personería jurídica de oenegés nicaragüenses y ataques a los medios independientes. Llamamos al respecto por los derechos humanos, la libertad de expresión y diálogo abierto y transparente”, informó a través de su cuenta de Twitter la embajada de Reino Unido en Nicaragua.

El Gobierno de Chile rechazó también las violentas acciones emprendidas por las autoridades de Nicaragua contra organizaciones no gubernamentales dedicadas a la defensa de los derechos humanos y libertades públicas a las que despojó de su personalidad jurídica.

Tal medida, “inexplicable e indefendible, nos causa extrema preocupación y origina desde ya una amplia condena de la comunidad internacional”, señaló en una declaración oficial el Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile.

El Gobierno de Panamá lamentó las acciones contra ONG y medios en Nicaragua e hizo un llamado a la reflexión y al respeto a los derechos humanos y la libertad de prensa en ese país.

“Las medidas tomadas son contrarias a reiterados llamados que ha hecho la comunidad internacional, y van en detrimento de los esfuerzos del Grupo de Trabajo del Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA), del cual forma parte Panamá, para encontrar una solución pacífica y constitucional a la crisis que enfrenta Nicaragua”, indicó un comunicado difundido por la Cancillería panameña.

Costa Rica alertó sobre “el recrudecimiento del acoso y la represión en Nicaragua”, y abogó por el respeto y el diálogo para lograr un retorno a la normalidad y la paz en ese país, “cuya inestabilidad afecta a todos en la región”.

Desde la Unión Europea y sus países miembros, hasta Estados Unidos y organizaciones como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, se  pronunciaron y exigieron al gobierno de Ortega el cese de la represión y la violación de los derechos humanos.

La Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, demandó al Gobierno de Nicaragua detener el acoso contra la sociedad civil y los medios de comunicación.  También instó al Gobierno a respetar los derechos y libertades fundamentales de los  nicaragüenses. (I)   

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: