El fútbol es uno de los pocos generadores de unidad en esa nación

Los iraquíes miran el Mundial pese a bombas

- 02 de julio de 2014 - 00:00

El fútbol es uno de los pocos generadores de unidad en esa nación

En el Facebook Café de Bagdad, pegado a la pantalla del televisor, Raad Abdel Husein tiembla tanto por ‘su equipo’, Holanda, como por la amenaza de las bombas.

“El fútbol nos une”, explica este conductor de autobús de 30 años, que se instala cada día en este café para mirar los partidos del Mundial de Brasil con sus amigos. “Para nosotros, es la única manera de escapar a las preocupaciones, las tensiones y el temor a lo desconocido”, agrega Husein.

“En cualquier momento puede estallar un coche o una bomba, o alguien puede entrar en el café con un cinturón de explosivos”, continúa mientras mira con preocupación cómo Holanda va por debajo en el marcador ante México en octavos de final. Los ‘Oranje’ darán la vuelta a la situación en los últimos minutos y se impondrán finalmente por 2-1.

El Mundial de Brasil se juega cuando Irak, sumido desde hace varios meses en una espiral de violencia, ha sufrido en las últimas semanas una ofensiva yihadista.

Desde el 9 de junio, insurgentes sunitas liderados por combatientes del Estado Islámico de Irak y el Levante (EIIL) y aliados con tribus y exsoldados del ejército de Sadam Husein tomaron el control de una parte del territorio frente a unas fuerzas de seguridad incapaces de frenar su avance.

Según cifras oficiales, cerca de 2.000 personas murieron en todo el país en junio, y más de un millón tuvieron que huir de sus hogares en lo que va del año.

Pero, incluso el llamamiento de un portavoz del Estado Islámico a ‘marchar’ sobre la capital iraquí no disuadió a los habitantes de Bagdad de salir a ver los partidos de la Copa del Mundo.

En un país profundamente dividido, el fútbol es uno de los escasos vectores de unidad.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP