El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Mié.1/Dic/2021

Actualidad

Tendencias
Historias relacionadas

A los primogénitos les va mejor en las pruebas de inteligencia

25 de octubre de 2015 00:00

En el siglo XIX el Imperio Británico  dominaba el mundo y la ciencia que en ese entonces se hacía surgía mayoritariamente dentro de sus fronteras. Empezaban a haber grandes figuras. Charles Darwin –por ejemplo-  descubrió  que la selección natural es el mecanismo con el que opera la evolución, o Charles Lyell fue el primero en afirmar que a lo largo de mucho tiempo la Tierra ha sido moldeada por fenómenos naturales y que esos mecanismos han incidido en el aparecimiento y la extinción de especies.

Un antropólogo, Francis Galton -primo de Darwin-, notó que ellos al igual que otros importantes científicos de su época eran los primogénitos de sus familias. Pero en aquella sociedad tan estricta podía haber muchos condicionantes que hayan podido explicar el por qué los hermanos mayores tendían a mostrar mayor inteligencia. Sin embargo, un estudio de la Universidad de Leipzig que acaba de ser publicado en la revista científica PNAS (Procedimientos de la Academia Nacional de Ciencias, por sus siglas en inglés) podría estar confirmando la tesis de Galton. Los hermanos mayores muestran más inteligencia.

Los investigadores analizaron enormes bases de datos de Alemania, Reino Unido y Estados unidos. Con ellas pudieron comparar la posición del hijo dentro de la familia y su desempeño en las pruebas de inteligencia. Al cruzar la información se notó que los primogénitos tenían las mejores puntuaciones. Los investigadores no quieren quedarse solo con el dato que arrojan las estadísticas, sino entender qué hay más allá de esos números. ¿Por qué los primogénitos alcanzan mejores resultados? Algunas hipótesis se han lanzado: que los embarazos de los primogénitos tienen mayores ventajas que los del resto o que los hermanos mayores tienden a convertirse en maestros de sus hermanos, lo que puede favorecer el reforzamiento de conocimientos.

En todo caso, todavía son especulaciones. En el futuro, nuevas investigaciones podrán explicar el por qué de este fenómeno. Pero antes de que cualquier primogénito le eche en cara a sus hermanos los resultados de este estudio y se jacte de ser más inteligente, es preciso señalar que estos hallazgos son estadísticamente notables, pero muy poco relevantes en la práctica. La inteligencia es el conjunto de muchas destrezas. Los tests de inteligencia podrían evaluar solo una pequeña  porción de ese conjunto como son las habilidades lógico-matemáticas o la capacidad de pensamiento abstracto.

Se sabe que lo que somos es una mezcla de genes y ambiente, pero los indicios sugieren que el puesto que ocupemos dentro de la familia también podría tener influencia en el desarrollo de ciertas destrezas. (I)

Contenido externo patrocinado