Trabas que podrían evitar el robo de un vehículo

21 de octubre de 2013 - 00:00

El destino de los vehículos robados es diverso, podrían ser desmantelados, trasladados lejos de la ciudad en la que circulan, escondidos hasta negociar con los interesados en recuperarlos o, lo que es más común,   clonados.

Iván Toro, jefe de la Brigada de la Policía Judicial de Guayas, explicó que esto consiste en alterar las numeraciones del chasis, motor y placa para confundir esos carros con los originales y venderlos como si fueran legales. “Clonar  deja más ganancias que venderlo por piezas”.

Al adquirir un auto clonado el usuario perderá su dinero y es posible que sea detenido para investigaciones, explicó Toro, pues la Policía Nacional realiza controles constantemente.

En los últimos meses el robo de vehículos en la Zona 8, que abarca los cantones Guayaquil, Durán y Samborondón, ha disminuido por la desarticulación de talleres en los que se modifican las series, gracias a  los operativos, investigaciones y denuncias de la ciudadanía.

“En Lomas de la Florida, Urdenor y Mapasingue (Guayaquil) encontramos mecánicas dedicadas a clonar vehículos que luego son vendidos con documentos de carros originales. Los carros falsificados suelen ser enviados a otros cantones o provincias para evitar que los identifiquen”, agregó.

El agente relató que hace unos meses localizaron aproximadamente 30 automotores en la isla Puná, que estaban reportados como robados. Los antisociales los trasladaban por medio de gabarras, en horas de la noche, y posteriormente eran  comercializados entre 3.000 y 5.000 dólares.   

Una recomendación para los usuarios es que antes de comprar un coche se dirijan a la Policía Judicial, sección Automotores, para descartar que esté reportado como robado o las numeraciones son falsas, manifestó Toro.

Blindar el vehículo

Los técnicos sugieren instalar dispositivos adicionales a los que vienen de fábrica o cambiarlos de posición,  pues los integrantes de las bandas conocen su ubicación  prerfectamente.   

Una alternativa sería implementar una alarma silenciosa en un lugar oculto, al igual que el equipo de rastreo, ya que emite una señal directa al propietario y el delincuente no la percibirá. Esto le dará tiempo al afectado para solicitar ayuda a las autoridades y el proveedor del servicio siempre sabrá  la ubicación del auto.

Si prefiere mantener los equipos originales  se  aconseja cubrirlos con placas metálicas que obstaculicen su manipulación. Los ladrones de carros actúan rápido para no ser descubiertos y cuando consideran que la tarea les tomará demasiado tiempo optan por marcharse.

También podrían aplicar un sistema de bloqueo, por ejemplo suspender el paso de combustible a la bomba, lo que impedirá que el carro arranque hasta que se active el mecanismo por medio de algún botón oculto.

Sobre la compra de un coche usado, proponen cambiar las cerraduras de las puertas y del switch (encendido), pues otras personas, incluso el mismo vendedor, podrían tener  una llave duplicada.  

La última recomendación de los entendidos, sin querer desprestigiar a quienes trabajan en lostalleres, lavadoras, hoteles o estacionamientos, es que no entreguen la llave de su carro a cualquier persona para evitar que saquen copia.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: