Solo el 1% de reos sigue una carrera en la universidad

- 20 de mayo de 2019 - 00:00
No todos los privados de libertad pueden acudir actualmente a los talleres ocupacionales en los reclusorios.
Foto: John Guevara / El Telégrafo

Actualmente soy hay un convenio con la Universidad Técnica Particular de Loja, en donde hay 213 privados de libertad inscritos. En su mayoría estudian derecho.

Nicolás C.F. y Mauricio V.L. cumplen condenas en el Centro de Rehabilitación Social de Turi (Cuenca). Pero el hecho de estar privados de la libertad no les limitó a cumplir uno de sus sueños: estudiar.

En junio de 2018, ambos privados de la libertad obtuvieron el título de abogado, luego de cuatro años y medio de formación académica en la modalidad a distancia de la Universidad Técnica Particular de Loja. Sus calificaciones fueron de 9,1 y 9,5 sobre 10.

Pero no todos se animan a hacerlo. Ernesto Pazmiño, director del Servicio Nacional de Atención a Personas Privadas de la Libertad, señaló que solo el 1% de reclusos estudia. Reconoció que la Universidad Técnica Particular de Loja es el único centro universitario que actualmente mantiene un convenio para realizar esta labor.

En este centro universitario estudian actualmente 213  privados de la libertad. Mayoritariamente, los internos optan por la carrera de derecho, en donde actualmente hay 118 estudiantes. Pero también hay carreras como administración de empresas, psicología y gestión ambiental, que les atraen.

Mariana Buele, responsable de Acceso y Nivelación en Modalidad Abierta y Distancia de esa universidad, señaló que en 2015 se matricularon más privados de la libertad.

Actualmente, los estudiantes están en  los centros de rehabilitación regional de Latacunga (Tungurahua), seguido por Turi (Cuenca) y Guayas. Ahora hay estudiantes en 24 reclusorios. Sus edades están entre los 18 hasta 30 años.

Según Buele, en cada cárcel existe un infocentro (sala de estudios con computadora e internet) para los estudiantes y allí rinden exámenes. Los coordinadores provinciales acuden periódicamente.

El estudio para Nicolás C.F. le hizo sentir libre y por ello se esforzó. “Todo sacrificio se debe realizar para que el logro tenga mejor sabor”.

La gestora Susana Paute, de la UTPL, señaló que los estudiantes privados de libertad son los mejores alumnos. Jorge S.T., quien está privado de la libertad en Guayas hace siete años, comparte el criterio. En ese centro terminó el colegio y actualmente estudia tecnologías de la información.

Jorge S. logró estudiar por una beca total del Programa de Política de Cuotas, que le entregó la Secretaría de Educación Superior, Ciencia y Tecnología, con la que puede estudiar una maestría. Esa universidad también entrega becas de inclusión del 40% para este grupo social.

Según Pazmiño, 18.500 privados de la libertad han estudiado primaria y secundaria en los reclusorios. Actualmente, en los centros de privación de libertad hay 41.000 reclusos. El hacinamiento alcanza el 41%.

Pazmiño reconoce que una limitante son los pocos talleres ocupacionales que hay. De los 41.000 reos, solo 300 logran participar en los talleres de carpintería, panadería, entre otros, que se ofrecen. Por ello, como parte del decreto de excepción y declaratoria de emergencia institucional, se prevé la creación de varios talleres.

Con esto, Pazmiño aspira a que se tendrá a los privados de libertad ocupados “y no ociosos” y así se reducirán los índices delictivos en estos centros.  

También Pazmiño comentó que se buscará recuperar el sistema de reducción de penas del 2x1, en donde piensa que, tal como se aplica en países como Chile, se podría reducir la pena por cada proceso educativo del reo. (I)

Más detalles
El 98% termina la carrera
Los privados de la libertad toman de 8 a 9 materias y su promedio es de 38 y 39 sobre 40 puntos. Aprueban en todas las materias que se matriculan. El 98% de estudiantes termina la carrera.

6 estudiantes privados de libertad se gradúan anualmente en la Universidad Técnica Particular de Loja.

Emergencia institucional
Pazmiño suscribió la declaratoria de emergencia institucional. Con ello se harán las contrataciones de bienes, obras o servicios urgentes de los centros. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: