Por medio de las redes sociales el “Mangajo” aterrorizó Cuenca

- 16 de agosto de 2018 - 00:00
Foto: internet

Las autoridades estiman en 37 el número de mujeres agredidas por este sujeto que drogaba a sus víctimas, las violaba, luego las filmaba y extorsionaba. Los abogados piden la pena máxima: 40 años de cárcel.

Un coctel adornado con un pétalo de rosa era lo último que veían las víctimas del “Mangajo”, un individuo sospechoso de agredir sexualmente al menos a 37 mujeres, entre menores y adultas, en Cuenca.

Las redes sociales eran el catálogo que tenía el individuo, que se hacía llamar Juan Andrés, de 33 años, para elegirlas. Por esa vía las contactaba, les escribía, se ganaba la confianza y las invitaba a salir.

En la “cita” las inducía a comer y tomar licor. Después las llevaba a un departamento y les ofrecía el brebaje con un pétalo de la rosa. Tras beberlo las féminas perdían el conocimiento y él las violaba.

Los detalles del caso los dio a conocer el coronel Mario Castro, jefe de Policía del Circuito norte de Cuenca. El oficial indicó que el delito no terminaba ahí, sino que el “Mangajo” además grababa a sus víctimas durante el acto para posteriormente extorsionarlas.

El individuo usaba más de una cuenta de Facebook; algunas con su imagen y otras con fotos robadas de chicas para atraer la atención.

El caso “Mangajo” se ventila en los juzgados de Cuenca. El 24 de mayo de este año quedó al descubierto, cuando una madre denunció en la Fiscalía del Azuay un supuesto acoso sexual en contra de su hija, de 15 años.

La Fiscalía y la Policía iniciaron las investigaciones y el pasado 26 de julio, con la Policía especializada en Niños, Niñas y Adolescentes del Azuay (Dinapen) detuvieron al sospechoso en el parque de La Madre.

El implicado fue puesto a órdenes de las autoridades con boleta de detención con fines investigativos.

El día de la captura, también se decomisaron un vehículo de alta gama y otras evidencias, como juguetes sexuales. Luego de la audiencia de formulación de cargos, el “Mangajo” quedó con prisión preventiva y fue recluido en el Centro de Rehabilitación Social (CRS) de Turi.

El caso se conoce como “Mangajo” porque ese era uno de los seudónimos que usaba el individuo, de una acomodada familia, en uno de sus perfiles de Facebook.

La familia temía represalias
Los familiares de las perjudicadas se mantuvieron alejados del tema por temor a represalias. Los abogados Leonardo Morales y Juan Fernando Vidal defienden a cinco de las abusadas por el sujeto e indican que pedirán la máxima sanción acumulativa, que es de 40 años.

El abogado Morales informó que hace dos meses llegó a su oficina una denuncia sobre una menor de edad que mantenía “cierta relación” con una persona mayor de edad.

“La menor mantenía relaciones sexuales con el individuo, pero lo hacía bajo efectos de sustancias”, indicó y agregó que este primer caso aparentaba ser una relación voluntaria, pero dejaba las dudas porque era entre una adolescente y un adulto, lo que es un delito.

Esto dio lugar a revisar las redes sociales, en las cuales se evidenció una conducta sospechosa.

El abogado indicó que luego de este primer caso, aparecieron familiares de otras cuatro chicas violentadas del mismo círculo de amigas de la menor ultrajada.

El modus operandi para captar a las menores de edad, dijo el abogado, era contactar por medio de perfiles “utilizando fotos de niñas que sí existen y en otras usaba sus propias redes sociales”, indicó. (I)   

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: