Especial coronavirus

Policía aumenta aporte social en la emergencia

- 04 de abril de 2020 - 00:00
En el supermercado Santa María, en el sector de Carapungo, efectivos policiales además de controlar las filas asisten a personas de la tercera edad.
Foto: Miguel Jiménez / El Telégrafo

Más allá de su misión de ofrecer seguridad y control, los hombres y mujeres policías se han convertido en un apoyo para toda la ciudadanía.

La chompa del subteniente de Policía Javier Obando cobijó al bebé en sus primeros minutos de vida. En un impulso pensó en dar calor al recién nacido y usó la prenda de su uniforme.

Alrededor de las 03:00 del lunes 30 de abril seguía en vigencia el toque de queda ante la emergencia sanitaria por la pandemia del covid-19. El agente realizaba un patrullaje con dos compañeros. A la altura del Estadio de Pisulí (norte de Quito), los gendarmes vieron a una muchacha en plena calle. Una joven de 16 años, en estado de hipotermia, entró en labor de parto.

Los policías llamaron al ECU-911 y una ambulancia llegaría en 25 minutos. No podían esperar. Los oficiales la subieron a la camioneta para llevarla al hospital Paulo Arturo. El tiempo no alcanzó. La joven dio a luz en el asiento trasero del vehículo. Obando recibió a la criatura y le dio respiración hasta que el niño lloró. “Me sentí orgulloso de mi trabajo, de ver a la joven y a su niño que estuvieron sanos”, dice.

Desde que entró en vigencia el toque de queda, el cuerpo policial de 51.000 agentes amplió sus funciones a las de apoyar a la comunidad y dar asistencia social. “Son tareas que cumplimos con orgullo”, expresaron los sargentos Darío Zambrano y José Luis Arévalo, quienes asistieron en el parto a otra joven de 18 años. “Sentí nervios, pero los controlé”, recordó Zambrano.

El jueves 26 de marzo, los gendarmes realizaban un patrullaje en el sector de Toctiuco, a la altura de El Placer. Llevaron a la madre hasta la Maternidad Isidro Ayora, pero el alumbramiento ocurrió en el camino. El infante nació sin complicaciones.

Patricio Sarabia, comandante del Distrito Manuela Sáenz, felicitó la labor de los policías y reiteró que esos actos demuestran su calidad en cualquier emergencia.

Traslados y compra de víveres

La suspensión del servicio de transporte es una gran limitante, especialmente para las personas con discapacidad. Por ello la Policía ayuda en el traslado a personas en condición de vulnerabilidad, advirtió Patricio Carrillo, comandante de Policía.

Ese es el caso de Daniel Quinchuquí, quien sufre inmovilidad física debido al accidente que sufrió cuando trabajaba como ingeniero mecánico. El hombre de 55 años vive en la Quito Norte y debe trasladarse hasta la Clínica Axxis para recibir diálisis, tres veces a la semana. “Estaba desesperado, pero la policía me ayudó y lo hizo con gusto”, contó Daniel.

La capitán de Policía Daisy Cristina Puetate, jefe del Circuito Cotocollao, se contactó con el paciente. Lo ha llevado nueve veces a sus terapias. “Mi trabajo es ayudar a mi país y mejor si es a quienes lo necesitan”, comentó.

La asistencia a las personas de la tercera edad, grupo vulnerable en esta pandemia, también está en la lista.

El teniente Danny Carvajal, jefe de Grupo de Operaciones Motorizados del Distrito de Policía de Los Chillos, contó que en sus patrullajes abarcan cuatro supermercados. Ahí vio que había “abuelitos” que iban solos, por ello habló con los administradores para que informaran de esos casos. Washington Rivera (74 años) es beneficiario. “Además de ayudarme con las compras, me llevan a la casa”, comentó agradecido.

Fausto Salinas, comandante del Distrito Quito, añadió que también apoyan el traslado de personas que llegan de otros países.

Donación de sangre

El comandante Carrillo también recordó que en días pasados hubo la donación de sangre a cargo de 740 cadetes de la Escuela de Policía Alberto Enríquez Gallo, para superar el desabastecimiento que alertó la Cruz Roja.

El general detalló que esta iniciativa se replicará en otras escuelas de formación, ya que el objetivo es llegar a una donación de 5.000 pintas de sangre. Recuerda que el policía también es gente de pueblo, hombre o mujer que deja a su familia para cumplir su deber y ofrecer labor social.

Apoyo al MIES a entregar kits

El traslado y reparto de kits alimenticios y de medicinas es otra actividad de apoyo policial. El Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES) tiene mapeadas las zonas de los lugares para la entrega de estos insumos. A escala nacional se han distribuido 245 mil raciones alimenticias.

Para ello el personal del Ministerio se pone en contacto con los jefes políticos para coordinar el traslado y distribución.

En Pichincha, por ejemplo, la Policía ayudó en la entrega de 30 mil kits en los cantones: Los Bancos, Pedro Vicente Maldonado, Rumiñahui, Puerto Quito, Pifo, Cayambe, Rumiñahui, Nanegal, Nanegalito, entre otros. Y en Quito, durante la semana pasada, la asistencia llegó a las zonas de Tumbaco, Calderón y La Planada.

El acompañamiento para la entrega de raciones tarda dependiendo del lugar y facilidad de acceso a los barrios, pero se demora un promedio de tres horas, refirió el coronel Roberto Padilla, jefe de Operaciones del Distrito Metropolitano de Quito (DMQ). (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP