Paúl, Javier y Efraín ya están en casa

- 27 de junio de 2018 - 11:10
Miembros de la Policía Nacional se encargaron de bajar los féretros del avión de la FAE.
Foto: Álvaro Pérez / El Telégrafo

En medio de gran consternación, los cuerpos del equipo periodístico de Diario El Comercio arribaron a Quito la mañana de este miércoles 27 de junio.

Un avión de la Fuerza Aérea Ecuatoriana (FAE) trajo los restos mortales del periodista Javier Ortega; el fotógrafo Paúl Rivas y el conductor Efraín Segarra, quienes fueron asesinados por miembros de un grupo disidente de las FARC que lidera Walter Patricio Arizala, alias "Guacho".

Familiares y amigos de los tres empleados del medio de comunicación acudieron hasta el aeropuerto Mariscal Sucre en Tababela para recibir los féretros.

Solo el llanto de los allegados rompió con el ruido del avión que trasladó los tres ataúdes que llegaron cubiertos con las banderas del Ecuador.

Los familiares también arribaron en presencia de las autoridades gubernamentales que dieron el recibimiento en medio de un acto protocolario.

Con carteles, letreros y camisetas con el hashtag #NosFaltan3, los allegados recordaron la lucha que duró 93 días desde que se confirmó el secuestro de los tres trabajadores.

"Es un alivio porque ahora sabemos que van a descansar en paz", expresó Jaime Plaza, amigo y colega de El Comercio.

Los familiares de los periodistas llegaron hasta la pista de aterrizaje para ver de cerca la salida de los ataúdes en medio de una calle de honor.

Después del acto, el ministro del Interior, Mauricio Toscanini, y el canciller José Valencia ofrecieron una corta conferencia de prensa.

En ese espacio, Valencia ofreció las condolencias a los familiares. También se anunció que el Ministerio de Justicia retomará el caso y su investigación.

El arribo de los restos mortales se desarrolló luego de que la Fiscalía de Colombia confirmara que los cuerpos fueron localizados en la localidad de Alta Mira, Colombia.

Inmediatamente se creó una comisión para trasladar a los familiares a fin de realizar un cotejamiento a través de nuestras de ADN. Posteriormente, se determinó que los cuerpos localizados corresponden a los tres ecuatorianos.

Tras su salida del aeropuerto, los féretros serán trasladados a una sala para un primer velatorio en el centro-norte de Quito y, en la tarde, serán llevados a la sede del diario El Comercio, en el sur de la capital ecuatoriana.

El velatorio tendrá lugar el jueves en la iglesia La Dolorosa, en el centro-norte de Quito, antes de que el viernes a las 10:00 se celebre una misa funeral en cuerpo presente previo al sepelio en el Memorial Necrópoli. (I)