La Fiscalía tendría pruebas con rastros de sangre de Karina

01 de marzo de 2013 - 00:00

La noche de ayer la jueza Laura López resolvió y acogió el pedido del fiscal Vicente Reinoso, en el que se solicitaba la prisión preventiva para los cinco de los supuestos implicados en la muerte de Karina del Pozo, tras la audiencia de formulación de cargos en la sala de flagrancias en Quito.

Con la presencia del ministro del Interior, José Serrano, a las 17:30 se instaló la audiencia de formulación de cargos en contra de  cuatro hombres y una mujer.  

Durante su intervención, el fiscal detalló que Karina salió de su domicilio el 19 de febrero a las 08:30 y luego de hacer unos trámites se encontró con sus amigos y se dirigió hasta un domicilio en el sector de la Granda Centeno en donde  festejaban el noviazgo de sus amigos Cecilia. R (19) y Nicolas.L (23), dos de los implicados.

Ese día Karina se comunicó dos veces con su hermano asegurándole que se  encontraba bien. Según registros del GPS en el vehículo Chevrolet placas PBV 9307 de propiedad de Manuel. S, al amanecer del 20 de febrero, los jóvenes se trasladaron hasta las calles Rafael Almeida e Hidalgo de Pinto, en donde dejaron a Cecilia. R a las 01:51, y minutos más tarde dejaron en otra dirección a Nicolás L.

01-03-13-judicial-velorio-KarinaPara la Fiscalía una de las pruebas clave es que entre las 02:34 y las 03:35 el vehículo con el resto de jóvenes -Geovany P. (25), Manuel S. (20), José. C y      Karina del Pozo (20)- estuvieron en la quebrada de Llano Chico, lugar donde ocho días después se encontró el cuerpo de la joven. Finalmente, a las 04:02, Manuel S, llegó en su vehículo a su domicilio.

Durante la diligencia, Cecilia. R explicó a la jueza que ella desconocía que Karina había desaparecido estando aún con sus amigos, pues ellos le aseguraron que la dejarían en su casa aquella madrugada.  

El 27 de febrero miembros de la Unidad Antisecuestros y Extorsión (Unase) tomaron declaraciones a los chicos mientras que criminalística hacía el levantamiento del cuerpo.

Durante la audiencia, el fiscal adelantó que cuentan con informes preliminares de pruebas realizadas con luminol que dieron positivas en rastros de sangre, sin embargo, no especificó lugares ni personas.  

Según el informe forense, la causa de muerte fue una hemorragia cerebral por la fractura de huesos y un trauma craneoencefálico grave, que pudo haber sido causado con una piedra o un palo. El cuerpo presentaba “deformidades en el cráneo con pérdida de sustancia a nivel tempoparietal derecho”. Tenía heridas en todo el cuerpo, evidencia de que la joven también estuvo atada por las muñecas.

Terminada la audiencia, padre y hermanos de los detenidos se acercaron para abrazarlos. Momentos después, un contingente policial llegó al lugar, pues  familiares y amigos de Karina se congregaron en los exteriores del edificio de flagrancia, y con gritos de “justicia y que paguen los asesinos” protestaron durante una hora. Los familiares de los detenidos debieron ser sacados con resguardo policial para evitar enfrentamientos.

Desde el día de su desaparición, familiares y amigos difundieron la noticia en las  redes sociales. La mañana de ayer decenas de jóvenes llegaron hasta la sala de velación Memorial, en la avenida América, donde fue necesaria la presencia de guardias para impedir el ingreso de la prensa. Los familiares señalaron que no darán ninguna declaración para no afectar las investigaciones de la Policía.

Para el próximo sábado jóvenes se autoconvocaron con el fin de participar de una concentración en el parque La Carolina para exigir medidas drásticas por el crimen de la joven, quien era la menor de cinco hermanos y vivía con uno de ellos, pues Karina perdió a su madre cuando tenía 15 años. Los restos de Karina fueron cremados en el cementerio Memorial.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: