Pablo regresó con su familia tras 54 días de arresto

- 25 de julio de 2018 - 00:16
Los familiares de Pablo Villavicencio, entre ellos su esposa Sonia Chica y sus hijas, acuden a la corte federal.
Foto: AFP

Un juez federal de Manhattan liberó la noche del martes último al ecuatoriano Pablo Villavicencio, después de permanecer 54 días preso en una base militar de Nueva York, donde entregó una pizza.

El magistrado consideró que las medidas tomadas, antes de su arresto, por Villavicencio para obtener su regularización con el apoyo de su esposa, Sandra Chica, que es ciudadana estadounidense, deben llegar a término y justifican su liberación.

El ecuatoriano fue detenido el 1 de junio de este año por agentes del servicio de inmigración de la base militar de Fort Hamilton en el extremo sur de Brooklyn, Nueva York. El ciudadano indocumentado, de 35 años, esperó cerca de dos meses la decisión sobre su posible deportación, según AFP.

En una audiencia efectuada este martes, el juez Paul Crotty cuestionó abiertamente los motivos para deportar a un hombre que inició el trámite para obtener un permiso de residencia permanente, actualmente en consideración.

“¿Existe el concepto de justicia aquí o lo hacemos porque nos da la gana?”, preguntó el magistrado. “¿Dónde está el daño al país?”, agregó.

En la orden de liberación, Crotty aseguró que “a pesar de que se quedó en Estados Unidos de forma ilegal” y actualmente está sujeto a una orden de expulsión “ha sido un ciudadano modelo”.

“Ahora tiene dos hijos, ambos son ciudadanos de Estados Unidos. No tiene antecedentes penales. Ha pagado sus impuestos. Y ha trabajado diligentemente para mantener a su familia”, acotó.

En la audiencia sus abogados informaron al juez que Villavicencio recibió una cita para comparecer el 21 de agosto a Inmigración con relación a la solicitud. (I)



Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: