Fuego destruye casa y deja en intemperie a 5 familias

05 de mayo de 2013 00:00

Victoria Villegas, descalza y con los ojos llorosos, contemplaba impotente cómo el fruto de su esfuerzo y el de su esposo se destruía en pocos minutos. La mujer, de 39 años, al escuchar los gritos de ¡incendio,  incendio! solo tuvo tiempo de tomar a su hija, de 7 años, y salir corriendo hacia la calle, mientras una espesa humareda envolvía el vetusto inmueble de dos plantas, situado en las calles Baquerizo Moreno y Loja,  diagonal al hospital Luis Vernaza, en el centro de Guayaquil.

“Todo fue tan rápido, solo tuvimos tiempo para salir y ponernos a buen recaudo antes de que el fuego hiciera imposible regresar por rescatar algo”, relató la mujer, quien es propietaria de un minimarket, situado al lado de la casa siniestrada, de construcción mixta y cobijada  con planchas de zinc.

Kléver Molina, quien atiende en un quiosco, al frente del inmueble, relató que eran alrededor de las 12:30, cuando de uno de los departamentos de la planta alta de la edificación, y donde vivían 5 personas que no se encontraban en esos momentos, salía una espesa nube de humo y enseguida apareció el fuego.

El jefe del hogar fue identificado como Christian Coello. El hombre y otros comerciantes  alertaron a las otras cuatro familias que se encontraban en el sitio, así como a los vecinos de las casas contiguas. Transcurrieron cerca de diez minutos para que unos doscientos miembros del Cuerpo de Bomberos empezaran a llegar al punto y actuaran para apagar las llamas con la ayuda de 30 motobombas.

Polo Terán, oficial del Cuerpo de Bomberos que estuvo al frente de las operaciones, explicó que el área es de mucho riesgo, por lo que es menester que la casa, cuyo cálculo de permanencia es de unos 60 años, debe ser demolida por seguridad, tanto de los vecinos como de los transeúntes.

En la emergencia, el oficial informó que tres personas resultaron con ligeros signos de asfixia, por lo que fueron trasladados a un nosocomio, que está cerca del lugar. “Entre 200 y 250 bomberos llegaron al sitio para sofocar el fuego y evitar que se propagara a las casas aledañas, ya que, por la vetustez del inmueble, las llamas rápidamente lo consumieron, al igual que los enseres”, indicó Terán.

Aunque uno de los  afectados no cuantificó las pérdidas que causó el incendio, que destruyó el inmueble, que hoy lo deja a la intemperie, indicó que será difícil reponerse de la situación.

Acotó que tenía varios años viviendo en ese barrio de la ciudad, por lo que pidió a las autoridades que  colaboren para levantar la vivienda en el mismo lugar, donde proliferan construcciones de similares características y que son de fácil combustión.

Hubo comentarios entre los moradores de que  las unidades de los bomberos acudieron a la emergencia sin agua, denuncias  que fueron desmentidas por el oficial Polo Terán, quien las calificó de absurdas, puesto que eso no se da en ningún  evento.

Explicó que hubo un retraso por problemas de tráfico, pero no de agua, puesto que los hidrantes están situados a 30 metros del lugar del siniestro.

Contenido externo patrocinado