El personal que investigará desapariciones está listo

12 de diciembre de 2013 00:00

Con la incorporación de la Dirección Nacional de Delitos contra la Vida, Muertes Violentas, Desapariciones, Extorsión y Secuestros (Dinased) a la estructura orgánica de la Policía, el personal -246 agentes- empezará a recopilar las denuncias sobre pérdidas a nivel nacional y dirigirá las investigaciones junto a la Fiscalía, con el objetivo de convertirse en una herramienta efectiva a la hora de ayudar en las localizaciones.

Este grupo también se encargará de continuar las indagaciones de los asesinatos calificados como no resueltos y acompañará especialmente a los familiares en la búsqueda de evidencias que lleven a descubrir los móviles de los crímenes y, sobre todo, identificar y atrapar a los responsables.

El ministro del Interior, José Serrano, manifestó que había mucha negligencia en la manera como se gestionaba este tipo de casos, incluso algunos funcionarios de la Fiscalía se dedicaban a revictimizar a los familiares de los desaparecidos y los presionaban para que dejaran de insistir en la búsqueda.

“Estas personas no solo eran víctimas de la tragedia de tener desaparecido a un pariente sino que caían en manos de funcionarios que buscaban justificar la desaparición y no establecían los hechos concretos ni señalaban a los responsables. Esto tiene que acabar”, enfatizó.

Serrano recordó que de 6.000 agentes de la Policía Judicial, solo el 2% estaba destinado a la Brigada de Homicidios, mientras que el 33% se incorporaba al área de antinarcóticos. “No había un equilibrio, lo cual estamos cambiando con la implementación de esta nueva unidad”, manifestó.

El director nacional de la Policía Judicial, Milton Zárate, señaló que el personal para la Dinased, que fue seleccionado de todas las zonas y subzonas del país, contará con todos los recursos logísticos para su desempeño, lo cual aportará en las investigaciones.

La dependencia incorporará una base de datos de Criminalística a través del sistema biométrico (huellas dactilares) para contar con un registro actualizado de cadáveres que no hayan sido reclamados.

También creará una ventana en la página web de la Dirección Nacional de la Policía Judicial con información de las personas desaparecidas con el fin de que se abran nuevas vías para localizarlas.

También promoverá alianzas con cuerpos de Policía de otros países para dar con el paradero de las personas que podrían haber sido víctimas de trata. Para eso se incorporarán solicitudes de difusiones azules, rojas y negras, en coordinación con la Interpol.

Esta unidad hará un seguimiento a funcionarios públicos para saber si existe negligencia por parte de instituciones o de personal policial que impida que avancen los procesos investigativos en este tipo de casos.

Además, mantendrán reuniones con parientes de los ausentes y de quienes murieron violentamente, para avanzar con la búsqueda de los responsables. El coronel Carlos Alulema fue nombrado director de la unidad, la cual tendrá competencia a nivel nacional.

Contenido externo patrocinado