Estados Unidos no deportará a los hermanos Isaías

- 30 de marzo de 2019 - 00:00
Roberto y William Isaías residen hace 19 años en EE. UU. En Ecuador tienen pendiente una sentencia de ocho años de prisión por peculado bancario.
Foto: Archivo / EL TELÉGRAFO

Roberto y William Isaías fueron detenidos el 13 de febrero y liberados el 15 de marzo, gracias a un recurso de habeas corpus aceptado por una jueza de Florida.

La justicia estadounidense  desistió de su intención de deportar a los hermanos William y Roberto Isaías Dassum, según un comunicado difundido la tarde de este viernes por el abogado Jorge Zavala Egas, procurador jurídico de los exbanqueros.

El documento detalla que la Oficina de Migración del estado de la Florida abandonó su objetivo de extradición, el cual estaba fundamentado en la sección 238 del estatuto migratorio estadounidense.

Este reglamento define como una causal de revocatoria de visa tener una sentencia definitiva por el delito de fraude, que haya causado un perjuicio superior a $ 10.000.

El comunicado asegura que el Departamento de Estado estadounidense consideró que la justicia ecuatoriana no ha sido capaz de demostrar la existencia de dicho delito.

Añade que justamente esta ha sido la razón por la que Estados Unidos ha negado ya en cuatro ocasiones la solicitud de extradición contra los hermanos, dueños del quebrado Filanbanco.

Roberto y William Isaías fueron detenidos por un tema migratorio el pasado 13 de febrero en Florida, y recobraron su libertad el 15 de marzo por una decisión judicial que les impuso una fianza para continuar con el proceso de extradición en libertad.

Los hermanos viven en Estados Unidos desde el año 2000, luego de que dejaran el país para evitar ser detenidos por su implicación en la quiebra de Filanbanco.

El 8 de julio de 2008 la Agencia de Garantía de Depósitos (AGD) ordenó la incautación de decenas de sus negocios, por un valor superior a $ 1.000 millones, con el objetivo de recuperar el perjuicio ocasionado al Estado con el cierre de su entidad. 

Además del mencionado banco, el grupo empresarial de los hermanos poseía casi 200 empresas en el país.

Entre los bienes de los exbanqueros se contaban canales de televisión, estaciones de radio, negocios inmobiliarios, petroleros e industriales.

El 10 de abril de 2012, el juez Wilson Merino los encontró culpables del delito de peculado bancario.

En este caso fueron sentenciados a 8 años de prisión, pena que no cumplieron por estar prófugos en Estados Unidos.

La justicia de Estados Unidos negó tres pedidos previos de extradición, bajo el argumento de no haber recibido sustento de las acusaciones de peculado bancario. (I) et

 

 

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: