Dos policías van a juicio por torturas a cinco personas

31 de mayo de 2013 - 00:00

31-05-13-policial-torturadosCon lágrimas, José Luis Lema y Edwin Punguil, víctimas de violaciones de derechos humanos por parte de miembros policiales, escucharon la orden del juez Primero de lo Penal de  Pichincha, Juan Andrés Salas, quien dictó orden de prisión preventiva para los policías en servicio pasivo Pedro Urgilés y Luis Antonio Núñez, acusados del presunto delito de detención ilegal y tortura en contra de cinco personas hace 15 años en la capital de la República.

En la audiencia de formulación de cargos, que duró aproximadamente dos horas, el fiscal Ángel Cugilema señaló que existen evidencias testimoniales y físicas que demostrarían que los dos gendarmes imputados fueron los responsables de la detención de cinco jóvenes -tres mayores de edad y dos adolescentes- el 18 de septiembre de 1998, a quienes acusaron de ser autores del delito de robo y asesinato de un comerciante en el norte de Quito.

Los adolescentes Evelin Suntaxi y Luis Armando Pusda fueron liberados ocho horas más tarde de su detención, sin embargo, ellos observaron cómo los otros tres detenidos fueron torturados para que confesaran ser culpables. “Yo vi como les envolvieron la cabeza con cinta de embalaje y los golpearon”, señaló Evelin.

Las tres víctimas, quienes estuvieron detenidas 11 meses sin ninguna prueba en su contra, lograron reconocer a los dos uniformados que los agredieron sexual, física y psicológicamente, mientras estuvieron detenidos en la desaparecida Unidad de Investigaciones Policiales.

A la diligencia acudieron el defensor del Pueblo y los miembros de la Comisión de la VerdadDebido a que el proceso aún constaba dentro de sus antecedentes penales, José  Lema volvió a ser detenido hace dos años, mientras obtenía su récord policial. Fue acusado del mismo delito y pasó un mes y medio en el Centro de Detención Provisional (CDP).  

Su padre no soportó la idea de ver a su hijo nuevamente encarcelado, sufrió un derrame cerebral y murió cuatro días después de que José saliera en libertad.

Los tres jóvenes nunca pudieron conseguir trabajo debido a sus antecedentes; José se ha dedicado a trabajar en construcción, mientras que Edwin arregla celulares y computadoras.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: