Ciudadano japonés ofreció disculpas por sustraer insectos de Ecuador

- 25 de abril de 2019 - 19:06
Los insectos se encontraban empaquetados en el equipaje del extranjero.
Cortesía

El jueves 9 de mayo del 2019, a las 08:30, en la Unidad de Flagrancia de Quito, se reinstalará la audiencia de juicio directo en contra del ciudadano japonés, Hirokazu S., detenido por tráfico de cientos de insectos.

En la diligencia está prevista que las partes procesales emitan sus alegatos de clausura y la jueza Paulina Sarzosa anuncie su resolución.

Esto, luego de que este jueves 25 de abril se reinstalara la diligencia por el proceso en contra del ciudadano.

El ciudadano extranjero fue arrestado el 12 de marzo en el aeropuerto Mariscal Sucre, luego de que se encontrara en su equipaje 371 insectos.

La Fiscalía convocó a varios especialistas para que explicaran ante la jueza el delito cometido por el ciudadano japonés. El perito Paulo Guerra Valverde indicó que del número de invertebrados localizados, cinco especies de insectos son endémicas de Ecuador. Es decir, solo crecen en determinado lugar. De ellas, cuatro eran escarabajos tigre y la otra era la gigante lucihormertica luckae, conocida como cucaracha lumínica.

María Alejandra Sigcha, experta en el tema, añadió que cuando se trata de especies endémicas, su movilización es restringida.

La cucaracha lumínica o fosforescente, por ejemplo, que emite luz como lo hacen las luciérnagas, es una especie considerada en peligro de extinción. Fue descrita por los especialistas que la estudiaron en el 2012 y habita entre las zonas de Tungurahua y Pastaza, acotó al proceso penal el testimonio del experto biólogo Luis Carvajal, autor del libro Escarabajos del Ecuador, testigo de la Fiscalía.

Carvajal manifestó que en sus 25 años de experiencia en el trabajo con invertebrados, no había visto estos especímenes.

Las cuatro especies de escarabajo tigre (cicindélidos), también endémicos de Ecuador, según el relato del experto Carvajal, tienen cuernos largos y en sus extremos antenas con aguijones que, a su vez, producen toxinas que generan principios activos “que podrían ser utilizados para la medicina o la industria”.

Según lo informó la Fiscalía General, los expertos señalaron que el extranjero no solo que transportó diversos tipos de insectos, sino que además fueron empaquetados minuciosamente para su traslado con elementos como gel de sílice y acetona (para preservarlos) a través de equipos especializados utilizados para capturarlos, como trampas de luz para apresar insectos nocturnos, redes de mano y redes extensibles para los invertebrados de vuelo alto.

La Fiscalía procesa este caso bajo el artículo 248 numeral 1 del Código Orgánico Integral Penal: atentar contra el patrimonio genético nacional, al acceder sin autorización a dichos recursos.

De los 371 insectos encontrados en la maleta del ciudadano japonés, 248 individuos no tenían permiso de movilización. De estos, 123 insectos, entre mariposas y escarabajos, contaban con el permiso de transporte y salida, emitido por el Centro de Reproducción y Crianza de Mariposas, Dedalma.

En Ecuador, acceder sin autorización a recursos genéticos que contienen los elementos biológicos del patrimonio nacional, es considerado delito. Los invertebrados endémicos, vivos o muertos, forman parte de la propiedad genética del país.

Afición a los insectos

Hirokazu S., de 26 años de edad, entregó su testimonio a través de una traductora y no admitió preguntas de la Fiscalía. Manifestó que trabajaba como conserje en una universidad en Japón.

Según lo detalló la Fiscalía, su precario entendimiento de los idiomas inglés y español, lo llevaría a malentender los permisos de transporte de insectos, por lo que creyó que se podía llevar del país los invertebrados que pudiera capturar durante su visita.

El japonés se declaró aficionado de los insectos y dijo que desde su infancia los coleccionaba y cuando leyó sobre Ecuador y su biodiversidad, resolvió viajar para conocerlo.

Ingresó al país el 1 de marzo de 2019 con un paquete turístico de $ 1.200, que incluyó recorridos por algunas regiones naturales, afirmó. Pero no viajó solo, lo acompañó otro ciudadano japonés, el cual habría pasado por los controles del aeropuerto internacional Mariscal Sucre, con maletas que contenían insectos, relató. Al final de su testimonio, ofreció disculpas por su equivocación y por causar malestar al país. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: